Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 13 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Sufre graves quemaduras al estallarle la tapadera de la Thermomix en Fuenlabrada

La mujer tuvo quemaduras de primer grado al hacer un puré. Un juez ha condenado al fabricante a pagarle unos 24.000 euros

La Thermomix es uno de los robot de cocina más utilizados en España. / ()

A Marcelina Fabián Muñoz, de 58 años de edad, le estalló la tapadera de su Thermomix, modelo TM-31, porque tenía un defecto en la goma y al alcanzar una elevada temperatura mientras hacía puré de calabacín, reventó causándole quemaduras de primer grado en el pecho, brazo y cuello, por las que tuvo que ser ingresada durante 18 días en la unidad de quemados del Hospital de Getafe, según informa El País.

Al reclamar al fabricante, la firma alemana Worwek, éste se negó a indemnización alguna, alegando que el accidente se debía a “un deficiente mantenimiento” del popular robot de cocina. Después de muchos intentos, decidió buscar un letrado y acudió al presiente de Abogados sin Fronteras Mundi en España, Francisco Asís Vargas Salmerón, comenzando un proceso judicial de cuatro años que ha terminado finalmente dando la razón a Fabián.

La presión de la máquina disparó la tapadera y las aspas para triturar despidieron la crema a temperatura de ebullición, haciendo que la onda expansiva impulsará a la mujer hacia atrás. El accidente no se produjo por una mala manipulación, sino, según reconoce el juez, porque la tapadera saltó espontáneamente por defecto del anclaje, tal y como recoge el diario. Esto le causó quemaduras en el tórax que terminaron en “heridas sangrantes de profundidad intermedia”. Ahora, tal y como establece la sentencia del Juzgado de Primera Instancia 52 de Madrid, Vorwek España tendrá que indemnizar a Marcelina Fabián a algo más de 24.000 euros, incluyendo los intereses desde que interpuso la demanda y las costas del proceso.

El incidente fue en la cocina de la afectada en julio de 2015. La Thermomix la había comprado un año antes en la distribuidora de su zona, en la calle Francia, por el sistema de venta directa. Meses después de lo ocurrido, la afectada recibía una carta alertando de que en las unidades producidas entre octubre de 2012 y agosto de 2014, la junta de la tapa podría no funcionar correctamente, fallo que se había detectado precisamente en los preparados de cremas. Junto con la carta recibió una nueva junta de la tapa para sustituirla por la anterior, ampliando un año más la garantía. En abril de 2016 la firma remitió una misiva al abogado asegurando que lo ocurrido a la vecina fuenlabreña era por “un inadecuado mantenimiento”, y que tuvo que “sustituir algunas piezas por desgaste”.

A Marcelina Fabián cuando ocurrió todo, le retiraron su máquina y le dejaron otra mientras arreglaban la suya, aunque nunca más volvió a su casa.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?