Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 07 de Diciembre de 2019

Otras localidades

La 'prenda de abrigo' de Francisca Aguirre

Se publica la última antología, póstuma, de la poeta. Su hija, Guadalupe Grande, nos habla del libro y la vida y obra de su madre

"Se sostiene la infancia en nuestras historia / igual que se sostienen las estrellas / porque dentro del firmamento de una vida / algo brilló una vez con inocencia". Son los versos, la palabra, de Francisca Aguirre, poeta, Premio Nacional de las Letras en 2018, que nos dejó hace unos meses, en abril. Pero su poesía permanece, y se recupera, está presente en nuestro tiempo.

Se acaba de publicar 'Prenda de abrigo', la última antología, póstuma, de Paca. Su herencia no es solo su poesía, también su hija, Guadalupe Grande, poeta como su madre, y el legado de un matrimonio -el de Félix Grande y Paca Aguirre- para el que la palabra era compromiso.

El próximo lunes 25 de noviembre se presenta el libro se presenta en Madrid; un libro que Paca estaba preparando antes de morir, que mimó con sus ancianas manos. "La antología comenzó tiempo atrás, ahora la estábamos acrecentando", dice su hija, "surgió del afecto y la conversación con mi madre". Una poeta, una persona, que no tenía rencor: "Sus poemas tienen una forma redentora, como mecanismo de defensa. No odió, no deseaba rencor en su vida", asegura Guadalupe en Hoy por Hoy Madrid.

"Marchó de la vida sin haber visto algunas de las cosas que hubiera deseado, más transparentes, más aclaradas de la historia de este país", susurra su legado, su hija. Es el caso del pintor Lorenzo Aguirre, padre de Paca, asesinado por el franquismo en la posguerra. "Nunca nadie llamó a la puerta de mi madre para preguntar en qué les podían ayudar. Eso a ella no le llevó al rencor, pero era severa en la apreciación de esta realidad".

Sobre hogares sabe bien Guadalupe Grande, porque su casa, donde actualmente vive, y donde lo hicieron sus padres, Paca Aguirre y Félix Grande, fue un lugar de acogida en las últimas décadas del siglo XX. "Mi padre y mi madre instauraron un concepto de casa abierta. A todo el que pasaba por allí se le acogía. Recuerdo más la llegada de huídos latinoamericanos de las dictaduras", cuenta Guadalupe.

Francisca Aguirre, Paca, sigue presente: en su legado de carne y hueso, su hija Guadalupe, en sus versos, como se puede leer en 'Prenda de abrigo', o en su voz, recitada, junto con la de jóvenes poetas, que sigue emocionando. Por ello se le otorgó el Nacional de las Letras en 2018, por eso y por ser una poeta que demostraba en su lírica su admiración por Antonio Machado. "Le alegraba que dijeran de ella que fue la más machadiana de su generación -dice su hija-. Machado fue su fantasma, su ángel y su duende tutelar".

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?