Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 09 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Obús, cómo hemos cambiado

Referentes de la estética heavy en España, el grupo de Fortu regresa con su décimo álbum de estudio

Los Obús se mantienen firmes en su fórmula de heavy metal tradicional y potente /

Pensar en Fortu de abuelo es lo más heavy que hubiéramos podido esperar del cantante de los Obús. Sobre todo si escuchamos su último single, ‘No me lo digas más’, que anticipa el décimo álbum de la banda, ‘Con un par’, que extiende la historia de uno de los mayores referentes, musicales y estéticos, del heavy metal en España. Por supuesto que la edad pesa ya en la garganta y en las piernas, pero el rock y el heavy son, en gran medida, cuestión de actitud. Y a eso nadie les podrá ganar jamás. Echemos atrás el oído para remontarnos al primer año de la década de los 80.

El disco ‘Prepárate’ y el single ‘Va a estallar el obús’ eran declaraciones de intenciones en toda regla. Por supuesto que el grupo no había inventado nada y recogía la cosecha que otros como Barón Rojo o Ñu llevaban unos años sembrando. Pero dan una vuelta de tuerca en dos sentidos: el musical, con una idea de profesionalidad y detalle que iba más allá de la rebeldía del rock; y el estético, convirtiendo las camisetas, las chaquetas vaqueras y las chupas de cuero en un vestuario cien por cien negro con mallas, muñequeras con tachuelas y cintas para el pelo. Y en los dos apartados, el musical y el estético, el culpable fue Tino Casal, admirador del heavy y quien les produjo el álbum, les cambió el vestuario y les apadrinó como banda. Al año siguiente también se puso a los mandos para sacar adelante el segundo disco.

A pesar de que con ‘Va a estallar el obús’ habían conseguido ser número 1 de Los 40 Principales (hubo un tiempo en el que el heavy metal era la música de la radiofórmula), con el disco ‘Poderoso como el trueno’ no repitieron cotas tan altas, aunque temas como ‘Dinero, dinero’ atesoraban toda la fuerza que querían transmitir. Pero en 1984 terminaron de consagrarse en el Olimpo heavy en español con ‘El que más’, un discazo que tenía himnos como ‘Vamos muy bien’, oda, por otra parte, a la ingesta masiva de alcohol.

Por cierto que si alguien tiene curiosidad puede escuchar la versión en directo que de este tema hizo, ni más ni menos, Metallica en su concierto de 2018 en Madrid. Pero volviendo a los 80, Obús supo encadenar festivales y conciertos por toda España con un estilo que ya habían perfilado. Sin embargo al año siguiente, 1985, no consiguieron igualar el éxito de su anterior disco con ‘Pega con fuerza’, un Lp en el que destacó el tema ‘Te visitará la muerte’.

Para seguir con esa dinámica de éxito, los Obús no querían dar mucho tiempo entre disco y disco y por eso en 1986 regresaron a las tiendas con dejarse la piel, un disco que volvía a carecer de grandiosos himnos y que perdía la fuerza que hasta entonces habían abanderado. No obstante destacaba el trabajo en la voz de Fortu, que aunque no tenía grandes cualidades, se ajustó bien a una bonita balada como fue ‘Complaciente o cruel’.

La maravillosa década de los 80 empezó a cerrarse para Obús con un genial disco en directo que publicaron sólo un año después, con un sonido muy bien producido y mezclado para lo que eran las grabaciones de conciertos en la época y que exudaba el poder con el que se subían al escenario. A partir de entonces la cosa empeoró y Obús fue apartado poco a poco al arcén del rock. Pero ellos siguieron peleando, por ejemplo en 1990, cuando regresaron con ‘Otra vez en la ruta’.

Definitivamente estaba claro que su momento había pasado y por eso el grupo decidió aparcar el camión. A mediados de los 90 Fortu se convierte en uno de los fundadores de Saratoga, otro de los referentes del heavy en español, aunque apenas estuvo dos discos al frente de la banda que alcanzó su mayor esplendor después con el gran Leo Jiménez al micrófono. Una década tuvo que pasar hasta que en 2000 los Obús decidieran reintentarlo con ‘Desde el fondo del abismo’. Y volvieron con fuerza con temas como ‘Que te jodan’.

La cosa iba en serio y prueba de que Obús, sin renegar de su gran pasado, no querían ser un museo sonoro fue su siguiente álbum, que llegó en 2003 con un pildorazo de rock potente con una voz rabiosa y sus temáticas habituales de juerga padre con ‘Esta ronda la paga Obús’.

Desde entonces los Obús han seguido manteniendo la dignidad en sus discos y sobre el escenario, aunque ya únicamente con la voz y la guitarra originales, aunque fundamentales para mantener en pie el edificio que montaron hace casi 40 primaveras. Seguimos adelante con el trabajo que publicaron en 2010 con un single homónimo, ‘Cállate’.

En definitiva, y al margen de las introducciones de Fortu en el faranduleo televisivo (no sin acierto mercadotécnico), los Obús siguen siendo imprescindibles para pasar un buen rato de heavy metal clásico y sin excesivas complicaciones. Nos despedimos con el galletazo que publicaron en 2015, un disco de autoversiones y colaboraciones varias pero que también regaló algún tema nuevo como el maravilloso ‘Siente el rock n’ roll’.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?