Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 21 de Enero de 2020

Otras localidades

Robos de secretos comerciales, una realidad cada vez más frecuente

Uno de los sectores que más sufre últimamente los hackeos, con el fin de robar datos, es el de la automoción

Los ciberdelincuentes acceden a ordenadores de grandes empresas para hacerse con información confidencial. / ()

Los hackeos a multinacionales o grandes empresas para sustraer secretos comerciales son cada vez más habituales. El del motor, es uno de los sectores que los viene sufriendo últimamente, según indica José Antonio Rubio, doctor Ingeniero en Ciberseguridad por la URJC, quien reconoce que es un campo que “está viviendo cambios normativos regulatorios muy importantes, lo que supone el desarrollo de nuevas tecnologías”. Es algo que se traduce en “la inversión de mucho millones de euros y estos nuevos conocimientos tienen un valor enorme para los competidores”. Así las cosas es habitual que haya grupos de hackers que “se interesan por acceder a esas tecnologías”.

Uno de los hackeos conocidos a finales del pasado año ha sido el sufrido por la firma BMW. Según han asegurado, sus expertos detectaron atacantes que accedían de forma ilícita a sus sistemas informáticos, pero en vez de bloquearles de forma inmediata, decidieron comprobar dónde querían entrar, cuál eran sus objetivos. Todo empezó al detectar como una herramienta de pruebas de penetración legítima se había instalado en una de las computadoras de la compañía, aunque no se habían realizado recientemente esta clase de pruebas. Eso hizo pensar a los expertos de la firma que había sido instalada por un actor externo.

Decidieron no intervenir y monitorizar a los hackers para conocer información sobre su identidad, las intenciones y, sobre todo, el alcance real del ataque. Después de un tiempo, el equipo de ciberseguridad de la compañía decidió detener la acción de los hackers. Según indican, éstos no habrían tenido acceso a información confidencial. El caso de BMW no es único, también hay otras compañías de automoción que han sufrido ciberataques de mayor o menor calibre, afirma Rubio.

Lo cierto, es que cada vez las empresas tienen que invertir más dinero en mejorar servicios y productos y esto hace que un “atacante sin ética se pregunte qué le conviene más, gastarse 500 millones, por decir algo, en crear un nuevo producto o gastarse 1 millón de euros en contratar a un grupo de atacantes para que accedan a la información de un tercero que sí lo ha hecho bien y ha recorrido ese camino”, reflexiona Rubio.  

No obstante, las empresas cada vez se conciencian más de la necesidad de tener un adecuado equipo de ciberseguridad que controle estas situaciones y las prevenga en la medida de lo posible.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?