Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 07 de Abril de 2020

Otras localidades

Carlos Umaña: "Ni durante la Guerra Fría estuvimos tan cerca de un conflicto nuclear como ahora"

El premio Nobel de la Paz participa, en la Universidad de Oviedo, en una jornada sobre el desarme nuclear.

Umaña, en el centro, entre el presidente regional, Adrián Barbón y la catedrática de derecho iinternacional, Paz Andrés

Umaña, en el centro, entre el presidente regional, Adrián Barbón y la catedrática de derecho iinternacional, Paz Andrés / Cadena SER

Desde 1947, el Bulletin of the Atomic Scientists (Boletín de Científicos Atómicos) de la Universidad de Chicago, viene ajustando cada cierto tiempo el Reloj del Apocalipsis. Esta simbólica maquinaria marca con sus agujas lo cerca que nos hallamos de la medianoche, significando esta la destrucción total y catastrófica de la Humanidad a casusa de la amenaza nuclear, aunque en la actualidad también tiene en cuenta cualquier otro tipo de actuación que nos acerque a esa hora.

Durante la crisis de los misiles en Cuba, en 1962, el reloj de fin del mundo, marcaba las 23:53, a siete minutos de medianoche. Hoy, las agujas se encuentran a solo 100 segundos de la hora del apocalipsis. Han pasado los años y ya no vivimos la sensación de peligro que sufrimos en la segunda mitad del siglo XX, en pleno apogeo de la Guerra Fría, pero la amenaza permanece y es más patente, si cabe.

Al reloj del fin del mundo le quedan 100 segundos para la media noche / Cadena SER

Con este sombrío telón de fondo en el escenario mundial, en 2007, comenzó a desarrollarse la Campaña Internacional para abolir las Armas Nucleares (ICAN, por sus siglas en inglés). En aquel año lograron que 122 países aprobasen el Tratado para la Prohibición de las Armas Nucleares, un documento que todos ellos deben ratificar ahora. Aquella hazaña supuso para sus promotores la concesión, en el mismo año, del Premio Nobel de la Paz. En aquella votación, la delegación española ni siquiera estuvo presente. Entonces, el gobierno del Partido Popular no consideró útil el tratado impulsado por el ICAN, ya que no había sido apoyado por ninguna de las nueve potencias nucleares, prefiriendo apoyar el desarrollo del Tratado de No Proliferación Nuclear.

Carlos Umaña, médico y activista costarricense, es uno de los miembros del grupo directivo Internacional del ICAN y este miércoles ha estado en Asturias participando en una jornada que se ha desarrollado en la Universidad de Oviedo con el título Arsenal nuclear, riesgo inminente. Umaña intervino en la jornada con una ponencia titulada El desarme nuclear humanitario: un imperativo global en la que destacó la necesidad de iniciar el proceso de colocar en el centro de la discusión sobre las armas sus consecuencias humanitarias, del mismo modo que con el resto de armas de destrucción masiva.

El Premio Nobel de la Paz, intervino este miércoles en Hoy por Hoy Asturias. Durante la charla, Umaña se mostró confiado en que España se una a la treintena de países que han ratificado el tratado para lograr que este se transforme en ley cuando consiga el medio centenar de ratificaciones: “Ya en 2018 el presidente Sánchez manifestó su deseo de unirse al tratado sobre la prohibición, un compromiso que no se ha concretado por presiones políticas de la OTAN”. Umaña nos recuerda, de todos modos, que ya en su ingreso en la estructura militar de la OTAN el gobierno puso como condición que no hubiese armas nucleares en territorio español y que el código penal ya recoge, desde 2015 la prohibición de este tipo de armas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?