Martes, 27 de Octubre de 2020

Otras localidades

Perversiones gastronómicas

El pan nuestro de cada día

Jose Berasaluce

Eugenio, mi perversión de hoy es para el Pan nuestro de cada día. El confinamiento nos obliga a comer más pan en casa. La cola de Pan es un punto de encuentro social y coartada para darnos una vuelta por el barrio. El pan es uno de los símbolos de nuestra cultura gastronómica occidental. Ahora que lo comemos más nos ponemos más sibaritas. La masa madre, la doble fermentación, de trigo duro. Pan de espelta, pan de maíz, pan germinado, pan sin corteza, pan Bao al vapor.

Todos sabemos que desde que las panaderías tradicionales murieron hace treinta años y se produjo su industrialización hay cierto engaño en torno al pan. Conocemos muy poco porque nadie cuestiona nada. La última gran estafa fue la del pan integral. Muchas empresas engañan al consumidor porque la normativa no está clara y porque la Industria tiene tentáculos muy peligrosos.

El pan es también hoy moneda de cambio en las guerras. Se intercambia sexo por pan y ayuda humanitaria para las refugiadas sirias con el conocimiento de la ONU.

Hay que partir el pan con las manos, a pellizcos y repartirlos en la mesa y darle besos si se cae al suelo.

Pero como decía Federico García Lorca “No solo de pan vive el hombre. Yo, si tuviera hambre y estuviera desvalido en la calle, no pediría un pan, sino que pediría medio pan y un libro.”

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?