Viernes, 03 de Julio de 2020

Otras localidades

Historia antigua

El Cerco de Bolunburu de Zalla será declarado Bien Cultural de Protección Especial

El Gobierno Vasco ha iniciado el proceso para declarar al poblado fortificado prerromano Zona Arqueológica

Cerco de Bolunburu

Cerco de Bolunburu / Ayuntamiento de Zalla

El Departamento de Cultura y Política Lingüistica del Gobierno Vasco incoó el pasado 19 de junio el expediente para declarar como Bien Cultural de Protección Especial, con la categoría de Zona Arqueológica, el Poblado Fortificado del Cerco de Bolunburu, situado en Zalla, según ha informado el Ayuntamiento vizcaíno.

En un comunicado, el alcalde de Zalla, Juanra Urkijo, ha destacado que esta declaración es de "vital importancia para acceder a ayudas y subvenciones que permitan investigar, conservar y promocionar el castro" y, además, supone "situar tanto a Bolunburu como al municipio en un lugar de gran interés arqueológico y turístico en Euskadi".

Este yacimiento arqueológico prerromano fue descubierto en 1998 por Koldo Díez de Mena, guarda forestal de la Diputación Foral de Bizkaia. Se empezó a excavar a partir del 2008, constatando su datación entre el siglo IV a.C., durante la Segunda Edad del Hierro, y el siglo I d.C.

Por el "Camino del Kuku" se puede acceder al Cerro del Cerco, a escasos 2 kilómetros desde el parque de Bolunburu o desde el Área Recreativa de la Brena. Su emplazamiento se encuentra a 320 metros en una pequeña elevación en uno de los cordales transversales de la Sierra de Celadilla, y ocupa una superficie de unos 4.000 m².

El recinto está delimitado en su parte sur por una reconstruida muralla o lienzo defensivo de unos 158 metros de longitud, de piedra de mampostería en seco y foso exterior, cuya altura -hoy más rebajada- se cree pudo alcanzar los 5 metros. Hacia el sureste se sitúa la única puerta de acceso, su zona norte está protegida por escarpe natural rocoso y desde aquí se domina visualmente un amplio tramo de la cuenca media del Cadagua.

Por el oeste aparecen vestigios de habitación. Así, en un área explanada del terreno se asienta propiamente el poblado como lo atestigua el hallazgo de huellas y restos de cabañas (algunas adosadas a la pared de la muralla), que constaban de hogar, los fuegos que se hacían en las casas para cocinar. El suelo de tierra arcillosa pisada lo completaban losetas de arenisca y empedrado.

De planta irregular rectangular, cuenta con un zócalo perimetral y la existencia de agujeros que denotan la colocación de postes y calces de madera que servirían para soportar la cubierta vegetal de la vivienda.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?