Martes, 24 de Noviembre de 2020

Otras localidades

¡Good Morning, Alicante!

Quinta sesión extraordinaria del Gabinete de Crisis Cultural (d. C.)

«¿Y como puedo creer en Dios si la semana pasada me pille la lengua en el rodillo de una maquina de escribir eléctrica?» Woody Allen (Sin plumas, 1975)

Comparecientes:

Juan Carlos de Manuel, Gonzalo Eulogio, Tomàs Mestre y Carlos Arcaya.

(Des)orden del día:

I. Ataviado con pelucón rubio corte Cleopatra, mono de lamé plateado prieto, boa de plumas rojo pasión y taconazos de plataforma, Don Juan Carlos I de Manuel y Rozalén, pronuncia el solemne discurso inaugural de la quinta sesión extraordinaria del Gabinete de Crisis Cultural (d. C.): «Explota, explota, me explo, explota, explota mi corazón». 

Con el corazón henchido de emoción, Don Gonzalo Eulogio, Don Tomàs Mestre y Don Carlos Arcaya se llevan la mano al pecho y, contoneando las caderas de derecha a izquierda, le hacen los coros: «Ahhh, ahhh, ahh, ah, en el amor todo es empezar. Ahhh, ahhh, ahh, ah, en el amor todo es empezar».

II. El Pleno lamenta profundamente que Peter Sánchez sea el líder más respetado por la primera ministra neozelandesa, Jacinda Arden, en detrimento de Lewis Barcala.

Apelando a la Ley Orgánica 2/1984, de 26 de marzo, reguladora del derecho de rectificación, sus señorías compelen a la Sra. Arden que, en el plazo de tres días, enmiende sus palabras en un espacio de audiencia y relevancia semejantes. En su defecto exigen a la reina Isabel II que, en calidad de jefa del Estado de Nueva Zelanda, nombre al Sr. Barcala Caballero Maorí del Imperio Británico.

III. Al Sr. Eulogio le da un tabardillo. Practicadas las pertinentes maniobras de reanimación, su señoría recupera el aliento, pierde la cabeza y felicita a la Audiencia Nacional por el indulto a Rodrigo Rato y 33 consejeros de Bankia de los delitos de estafa a los inversores y falsedad contable. Las 300.000 familias arruinadas se suman al aplauso unánime del Pleno.

IV. Parafraseando a Don Jordi Galceran i Ferrer, Don Tomàs Mestre i Damià se acuerda de la madre que matriculó a Woody Allen por haberlo hecho todo en el cine y no haber dejado ni una puñetera idea para los demás.

Conclusiones:

«¿Y como puedo creer en Dios si la semana pasada me pille la lengua en el rodillo de una maquina de escribir eléctrica?» Woody Allen (Sin plumas, 1975).

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?