Domingo, 23 de Enero de 2022

Otras localidades

La Columna de Carlos Arcaya

Productividad política en Alicante

Descargar

Compartir

El código del iframe se ha copiado al portapapeles

Tendríamos que medir la productividad política -es decir, la relación entre el trabajo desempeñado, los bienes conseguidos y los recursos empleados-.

La pasada semana fue paradigmática -a mi juicio- de la cantidad de tiempo y de energías que se pierden en la gestión política de un municipio como Alicante.

Ejemplos: un pleno de nueve horas y media para discutir si nuestra ciudad es más o menos valenciano parlante; para instrumentalizar en contra del Gobierno central a los inmigrantes que llegaron en patera a Canarias y que, posteriormente, cogieron un avión a la península; mucho ruido y ni un solo avance para conseguir una ordenanza de mendicidad y prostitución que sea funcional.

La única propuesta en positivo, la inclusión de un colegio en el plan Edificant.

Y sin olvidar la polémica con la Subdelegación del Gobierno. O que el edificio del Ideal siga siendo un problema y no un lugar cargado de posibilidades para la ciudad.

Al final, este batiburrillo, en el que se mezclan las declaraciones grandilocuentes y las ganas de sacar los colores al rival, solo sirve para tapar la falta de proyectos o iniciativas de cambio o de progreso.

Mucho fuego de artificio, generado no casualmente, sino buscado para tapar la escasa productividad política.

Más información

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?