Lunes, 01 de Marzo de 2021

Otras localidades

Las mujeres en Madrid ganan un 25% menos que los hombres, según UGT

Un estudio elaborado por el sindicato sostiene que la diferencia salarial entre ambos sexos alcanza los 8.000 euros al año

Una mujer trabajando en un laboratorio científico

Una mujer trabajando en un laboratorio científico / EUROPA PRESS

Las mujeres en la Comunidad de Madrid ganan un 25 % menos que los hombres, según un estudio elaborado por la Unión General de Trabajadores (UGT). El sindicato establece que la diferencia -de media- entre ambos sexos ronda los 8.000 euros al año. El informe recoge los datos publicados por la Agencia Tributaria en 2.019 sobre mercado de trabajo y pensiones.

La brecha salarial en Madrid se ha reducido alrededor de 0,8 puntos en los últimos cinco años, según datos ofrecidos por UGT. Sin embargo, esa disminución se explica por la subida del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), medida que afecta especialmente a las mujeres, como ha expuesto este lunes Ana Sánchez de la Coba, secretaria de Igualdad de la organización. "Nosotras ocupamos la parte más baja en la tabla de tramos salariales, por lo que la subida del SMI ha afectado más al sexo femenino. No es que se les haya subido el sueldo, sino que ahora, por ley, tienen derecho a un sueldo mínimo más elevado", ha explicado. 

Los únicos tramos salariales en los que existe una mayor cantidad de mujeres son, según el estudio, aquellos que equivalen a entre 0,5 y 1,5 sueldos mínimos; donde existe una diferencia de cerca de 104.000 mujeres más. Sin embargo, los hombres superan a las mujeres, de media, en un 35 % en los tramos salariales superiores, aunque esa cantidad varía en atención a cada tramo. El estudio refleja cómo, por ejemplo, de las 36.000 personas que más cobran en la Comunidad de Madrid, tan solo 7.600 son mujeres; lo que supone una diferencia entre sexos del 73 %. 

Entre las razones que explican estas diferencias, el estudio apunta a que las mujeres ocupan -mayoritariamente- puestos de sectores precarizados, como los relacionados con servicios sociales o referentes a los cuidados, según De la Coba. "Los sectores más feminizados son los peores pagados. Esto es una lacra que seguimos sin comprender: no es posible que la atención a las personas se valore peor que cualquier otro sector", ha asegurado. 

Pero las diferencias salariales no son solo significativas en cuanto a poder adquisitivo, sino también de cara al futuro, según el informe del sindicato. La diferencia de retribuciones entre géneros afecta también a otras prestaciones, como son las de desempleo o las pensiones por jubilación. "En las prestaciones derivadas de las cotizaciones existe también una gran diferencia, debido a los desequilibrios salariales. Las mujeres reciben, de media, 400 euros menos que los hombres en concepto de prestaciones por desempleo. En el ámbito de las pensiones, estas diferencias también existen y se acentúan", ha afirmado De la Coba. 

Los datos contenidos en el informe hacen referencia al año 2019, aunque desde el sindicato alertan que la pandemia ha agravado las diferencias laborales, como también sostiene Mónica Melle, miembro de la cátedra ORFIN (Observatorio de la Realidad Financiera) de la Universidad de Alcalá y Thinking Heads y profesora de la Complutense. El número de excedencias otorgadas en 2020 para el cuidado de los hijos o familiares ascendió a un total de 54.723, de las cuales el 87,2 % correspondieron a mujeres, según el ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, dato que, asegura Melle, evidencia la diferencia de funciones entre hombres y mujeres. "En atención a los datos del ministerio se observa que las mujeres tuvieron que dejar sus trabajos durante la pandemia para dedicarse a los cuidados. Es necesario que exista una corresponsabilidad en relación con los cuidados, porque la que termina por perjudicar su vida profesional es la mujer", asegura. 

Sin embargo, las diferencias salariales y laborales también responden a desigualdades en el ámbito educativo. "La formación ya distingue entre géneros. En carreras como ingeniería, ciencias, matemáticas, etc., que son empleos de futuro y alto valor añadido, hay una mayor afluencia de hombres; mientras que las mujeres siguen tendiendo al sector de los cuidados. Las mujeres se dedican a servicios de bajo valor añadido. Es necesario facilitar su acceso de las a estas ramas para evitar esta desigualdad", afirma Melle.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

A continuación

    Último boletín

    Emisoras

    Elige una emisora

    Cadena SER

    Compartir

    Tu contenido empezará después de la publicidad

    Cadena SER

    ¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?