Actualidad

Llega la Navidad a la Plaza de España de Madrid

Ya está colocado el abeto navideño que se iluminará el próximo 26 de noviembre

Abeto navideño de Plaza España. / Ayuntamiento de Madrid

Madrid

La nueva Plaza de España ya luce el abeto que se iluminará durante la Navidad. Es un ejemplar natural, procedente de Girona, que mide 18 metros y pesa aproximadamente 1,5 toneladas. El sitio elegido para ubicarlo ha sido la explanada circular de la parte norte de la plaza, muy próxima a la Gran Vía. Los operarios lo han colocado esta madrugada y los madrileños que pasen por la zona lo podrán ver porque las vallas que todavía bordean al recinto están ya al descubierto.  Será decorado en los próximos días con 800 bolas y 200 caramelos. Comienza la cuenta atrás para tenerlo listo antes del 26 de noviembre, día en el que se encenderá todo el iluminado madrileño. 

El Ayuntamiento de Madrid quiere convertir la nueva Plaza de España, que se inaugurará el próximo 22 de noviembre tras 2 años cerrada por reformas, en un "nuevo polo turístico en la ciudad". Por eso, la han elegido para protagonizar el encendido navideño de este año. La elección de este enclave supondrá además un revulsivo para el comercio, la restauración y la hostelería de la zona tras las molestias ocasionadas por las obras", asegura el Consistorio en un comunicado. El árbol contará también con 150 cordones luminosos de microlámparas que, juntos, suman unos 1.800 metros y 27.000 puntos de luz. La base del abeto estará cubierta con seis paquetes de regalo 3D de 1,5 metros de altura. Toda esta iluminación, matiza el Ayuntamiento, "será exclusivamente de tecnología led de alta eficiencia energética", como también lo serán los más de 230 emplazamientos navideños repartidos por los 21 distritos. 

El cultivo de este tipo de abeto está muy extendida en España. Este ejemplar procede de la provincia de Girona y la empresa que lo suministra planta más de 50.000 al año, aunque la especie es originaria de Georgia. El Ayuntamiento justifica su compra alegando que "mantener el cultivo de abetos de Navidad naturales fomenta que el monte esté trabajado y cuidado, con lo que se evitan la deforestación, el abandono de los bosques, los incendios y la desaparición de las poblaciones que trabajan la tierra". Y añade que, además, suponen "un beneficio ecológico" porque los abetos liberan oxígeno y reducen el dióxido de carbono. 

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad