Sociedad

Los vecinos afectados por el incendio en Aste Nagusia insisten al Ayuntamiento para reubicar el lanzamiento de los fuegos artificiales

El Consistorio atendió el requerimiento del Ararteko comprometiéndose a estudiar un posible nuevo emplazamiento, "no es nada nuevo y deja en el aire que se mantenga el bombardeo anual sobre nuestras viviendas", han criticado

(J.A. MONTERO)

bilbao

El colectivo de vecinos de la calle Viuda de Epalza del Casco Viejo de Bilbao, afectados por el incendio ocurrido el 27 de agosto durante los fuegos artificiales de la Aste Nagusia pasada, han instado al Ayuntamiento a que proceda a reubicar el lanzamiento pirotécnico de las colecciones.

A través de una nota, este grupo de vecinos han recordado que se reunieron el pasado 2 de mayo con el Defensor del Pueblo Vasco, Ararteko, para que solicitara al Consistorio bilbaíno dicho cambio de emplazamiento ya que tras reunirse con representantes municipales a mediados de marzo, ellos seguían sin recibir "respuesta alguna" a su "petición expresa".

Tras acceder el Ararteko a dicha petición el Consistorio contestó a su requerimiento afirmando que estaba "valorando el posible cambio de ubicación o mejora de condiciones de dicha zona de lanzamiento, todo ello en aras a dar una respuesta eficaz y eficiente de las necesidades de la ciudadanía" pero, teniendo en cuenta que, para tomar esa decisión, confluyen varias áreas municipales".

Tras esta respuesta, el Ararteko ha comunicado a los vecinos que da por finalizada su intermediación en el caso, algo que los afectados valoran ahora "de forma negativa, en tanto en cuanto, la respuesta del Ayuntamiento no supone nada nuevo a lo ya sabido y deja en el aire la posibilidad de que se mantenga el bombardeo anual sobre sus viviendas", han criticado.

A juicio de estos vecinos, cuyas viviendas se encuentran dentro del perímetro de seguridad establecido, y sobre las que caen los restos derivados cada noche durante cada lanzamiento, el alcalde de Bilbao "ya anunció hace unos meses que estudiaría un cambio de ubicación en respuesta a una petición de la asociación Hispania Nostra".

Desde esta asociación, prosiguen los vecinos en su comunicado, se había hecho llegar al alcalde "la preocupación" de los vecinos del Casco Viejo por "el elevado riesgo de incendio" que conlleva ese lanzamiento, además de la suya propia, en tanto en cuanto, "pone en peligro la conservación de ese Bien de Interés Cultural, Monumento Histórico Artístico".

"A día de hoy, diez meses después del siniestro, dos familias siguen sin poder acceder a sus casas, otras dos continúan arreglando desperfectos y el tejado del portal más afectado se mantiene en pleno proceso de reparación", han subrayado el colectivo vecinal.

A su entender, y en esta misma línea, "todos los peritos consultados coinciden en que la causa del incendio fueron los fuegos artificiales" e incluso "el informe inicial del retén de bomberos in situ durante el lanzamiento apuntaba eso".

Dicho informe explica que "durante los fuegos artificiales, uno salió disparado en dos partes de forma horizontal y, dado que el tejado se encontraba en buenas condiciones, no había obras, y que se ha producido inmediatamente tras los fuegos, esto hace suponer que probablemente el origen del incendio se debe a los mismos".

Los afectados consideran que esta apreciación inicial, "a pesar de su importancia y testimonio visual, se omitió en el informe-resumen posterior, emitido un mes después".

En este caso, se atribuía la causa a "un cuadro de luz eléctrico que lleva años inutilizado". De hecho, "el inmueble en el que se declaró el incendio fue restaurado íntegramente, tejado incluido, en 2018, bajo la supervisión del propio Ayuntamiento".

Los vecinos han vuelto a recordar que "el informe en cuestión está firmado por el jefe de operaciones, pero no por los bomberos presentes en el retén inicial, ni por, lo más sospechoso, ninguno de sus superiores, ni el director ni el subdirector del cuerpo", algo que consideran "inédito", al igual del hecho de que "el firmante no tiene estudios de peritaje".

Eliminar responsabilidades

Tal y como han subrayado los afectados, que recuerdan que el caso se encuentra en los juzgados, "a pesar de todo, el Ayuntamiento hacía suyo este informe para eliminar cualquier tipo de responsabilidad".

Por todo ello, los vecinos afectados han anunciado que "no pararán hasta que cese el bombardeo pirotécnico anual sobre los edificios bicentenarios de madera del Casco Viejo" ya que lo consideran "un riesgo innecesario que, además, incumple dos artículos legales".

En primer lugar, el recogido en la ley 7/1990 de Patrimonio Cultural Vasco donde se explicita que las instituciones están obligadas a proteger dicho Patrimonio, ya que el Casco Viejo es un Bien Cultural calificado con la categoría de Conjunto Monumental bajo el régimen de protección que marca dicha ley, han explicado.

En segundo lugar, el artículo 13 del Decreto 400/2013 de Espectáculos de Euskadi, que obliga a la empresa pirotécnica y a los organizadores a recoger el material caído dentro del perímetro de seguridad en cuanto haya visibilidad suficiente cuando, tal y como han subrayado, en Bilbao son "los vecinos afectados dentro de ese perímetro quienes recogen material pirotécnico caído en tejados y patios".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00