Sociedad

La CIG denuncia que la empresa Puertas Betanzos despide por coger vacaciones a los dos jóvenes que auxiliaron a Samuel Luiz

La empresa alega causas económicas y que necesita empleados más cualificados

A Coruña

La empresa Puertas Betanzos ha despedido a Ibrahima y Magatte, los dos senegaleses que auxiliaron a Samuel Luiz, asesinado en A Coruña en una brutal paliza en julio de 2021. La CIG denuncia que los ha despedido por coger vacaciones en Navidad. La empresa alega causas económicas y productivas y empleados "más cualificados". Esta mañana ha anunciado que presentará una denuncia contra el sindicato "por intromisión ilegítima en la reputación de la empresa". Califica de "infundadas y tendenciosas" las acusaciones sobre actuaciones ilegales. La CIG ratifica su versión y ante el anuncio de denuncia dice que es "Unha fuxida hacia adiante". La CIG ratifica su versión y ante el anuncio de denuncia dice que es "Unha fuxida hacia adiante".

Más información

El sindicato nacionalista indica que los dos chicos han estado sometidos a un contrato abusivo, con jornadas de l0 y 11 horas diarias con un salario más bajo de convenio. Añade que la situación llegó al límite cuando al saber que habían reservado billetes de avión para ir a ver en Navidad a sus familias en Senegal, en coincidencia con las vacaciones, la empresa trató de convencerlos un día antes de volar para que renunciaran a las vacaciones. Ellos se negaron y, según la CIG, fueron despedidos ese mismo día, alegando "causas económicas", sin abonarles indemnización ni la liquidación salarial. El sindicato señala que Ibrahima y Magatte manifestaron que su contratación fue una acción publicitaria para aprovechar la notoriedad que tendrían por el gesto de contratar a los dos jóvenes que prestaron ayuda a Samuel.

En un comunicado, la central sindical asegura que la contratación de ambos "por Puertas Betanzos había sido anunciada públicamente por el propio empresario" tras el reconocimiento social a los dos hombres "por su valiente y decidida acción para defender a Samuel Luiz”.

Por esta acción, los dos hombres fueron distinguidos como hijos adoptivos de A Coruña y recibieron permisos de residencia y trabajo.

Sin embargo, la Federación de Construcción y Madera de la CIG denuncia que ambos tuvieron "un contrato abusivo, con jornadas de hasta 10 y 11 horas diarias, por el sueldo más bajo del convenio".

Además, la empresa, cuando supo que los operarios habían reservado billetes de avión para visitar a sus familias en Senegal coincidiendo con las vacaciones de Navidad, trató de convencerlos para que renunciaran a las vacaciones".

"Algo a lo que estos se negaron para emprender, en efecto, el viaje previsto durante sus vacaciones pendientes" ante lo que, según el sindicato, “en represalia, ese mismo día fueron despedidos con su respectiva carta por causas económicas, siendo sustituidos de inmediato en sus puestos por nuevos operarios, y no abonándoles la indemnización ni la liquidación salarial".

El empresario niega, según recoge Europa Press, que no hubiese un aviso previo, que el motivo del despido fuese que cogiesen vacaciones y que no les pagara lo que les correspondía.

"Estaban avisados, no fue un caso de última hora", han manifestado también rechazando que no hubiese un aviso previo o que el motivo fuese que cogiesen vacaciones. Además, han recalcado que se les pagó "lo que les correspondía".

También han argumentado que la empresa actuó de "buena fe" con su contratación y que "se les intentó ayudar para conseguir otro trabajo", han apostillado.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad