Sociedad

Más omega 3 y menos carne roja: Así es la dieta que mejora los síntomas de la endometriosis

Es una enfermedad sin cura, sin embargo la alimentación puede aliviar la sintomatología más fuerte

Alimentación y endometriosis

Alimentación y endometriosis

07:46

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1710434904617/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Lugo

El 14 de marzo se conmemora el Día Internacional de la Endometriosis. Una enfermedad que afecta a 1 de cada 10 mujeres en el mundo y de la que poco se sabe por la escasa perspectiva de género aplicada en los estudios médicos.

Es un problema sin solución como tal, pero aplicando una serie de consejos nutricionales y fisioterapéuticos el bienestar de las que la padecen cambia, y mucho. Así lo cuenta Ángeles Novo, nutricionista de cabecera de Hoy por Hoy Lugo: "Hay que subrayar que todos los consejos que demos son para mejorar el día a día de quien convive con la enfermedad, pero no son la cura".

La endometriosis es un trastorno habitualmente doloroso en el que un tejido similar al tejido que normalmente recubre el interior del útero, el endometrio, crece fuera de él. Esta patología afecta más comúnmente a los ovarios, las trompas de Falopio y al tejido que recubre la pelvis.

La sintomatología puede ser variada, pero principalmente se caracteriza por acompañar el ciclo menstrual de gran dolor, hinchazón e inflamación abdominal.

Es por ello por lo que Novo recomienda aumenta "de forma significativa" la presencia de antioxidantes en la dieta para mejorar los síntomas y disminuir el dolor. "En la endometriosis hay un aumento de prostaglandinas, que son una sustancia que provocan el aumento de contracciones del útero, derivadas de los ácidos grasos", apunta.

¿Son todos los alimentos grasos malos?

Pues no. La nutricionista recuerda que no hay ningún alimento sagrado ni ninguno prohibido, lo que si hay que diferenciar entre los que ayudan y los que lastran para poder equilibrar la balanza y encontrarse mejor.

Si lo analizásemos como bandos contrarios "habría que diferenciar las prostaglandinas malas, las tipo 1 y 3, y prostaglandinas buenas, que son las del tipo 2".

Para aumentar los efectivos del equipo bueno "habría que aumentar el consumo de omega3". Una buena opción sería hacer ejes centrales de este plan a los pescados azules, mariscos, semillas de chía o lino y también frutos secos.

Por contra, habría que escaparse de aquellos alimentos ricos en grasas animales como la carnes rojas o los embutidos "que lo único que van a hacer es que la inflamación aumente".

La suplementación también juega un papel crucial en la pelea contra los síntomas de la endometriosis. La experta avanza que hacer generalidades no es lo adecuado en este caso porque "cada caso es diferente y cada persona tolera más o menos estos suplementos". Sin embargo, es muy habitual que las mujeres diagnosticadas acompañen su tratamiento con vitamina D y también hierro.

La nutricionista recalca lo incómodo que puede llegar a ser convivir con un cuadro que impide desarrollar una rutina habitual. Desde fuertes dolores que no dejan a una levantarse de la cama hasta malestar emocional y sensación de incomodidad constante. Es por ello por lo que anima a seguir una dieta que ayude a mitigar los efectos de una enfermedad de la que todavía hay más dudas que conclusiones.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00