Ciencia y tecnología

¿Hasta cuándo se puso la vacuna de la viruela en España y qué eficacia tiene contra la del mono?

Los científicos creen que los vacunados contra la viruela humana presentan inmunidad cruzada

Un niño recibe una vacuna / Zarina Lukash

España ha confirmado 120 positivos de viruela del mono y estudia más de 40 casos sospechosos. El perfil de los casos detectados hasta el momento es el mismo: todos son varones y jóvenes. Hay algo más que comparten y que puede explicar la brecha generacional: a diferencia de sus padres y abuelos, ellos no recibieron la vacuna contra la viruela humana.

Más información

La viruela humana (variola virus) se considera la única enfermedad infecciosa que las vacunas han conseguido erradicar. El último caso de contagio natural de esta enfermedad, que acecha a la humanidad desde, al menos, el año 10.000 antes de Cristo, se diagnosticó en octubre de 1977. En 1979, la Organización Mundial de la Salud (OMS) la dio por erradicada y, un año más tarde, se suprimió de los programas de vacunación. Por tanto, a quienes nacieron después de 1980 —es decir, a los menores de 42 años— no se les inocularon dosis contra la viruela humana.

La viruela del mono (VM) no es la misma enfermedad, pero es "prima hermana", según explica Marian García, conocida en redes como Boticaria García. Se detectó por primera vez en unos simios de laboratorio en 1958, pero estudios posteriores determinaron que los huéspedes originales podrían ser pequeños mamíferos africanos. El primer caso en humanos se notificó en 1970 en la República Democrática del Congo y, hasta hace unos años, sólo se conocían casos aislados en una decena de países africanos.

Las pústulas son los síntomas más evidentes de la viruela del mono / BSIP

Tanto la viruela humana como la del mono pertenecen al género Orthopoxvirus, con lo cual existe la posibilidad de que quienes se vacunaran contra la primera tengan inmunidad cruzada contra la segunda. Así lo demuestra un estudio realizado entre 1980 y 1984 en el país donde se detectaron los primeros casos de viruela del mono. Tal y como explica García, quienes estaban vacunados previamente en la República Democrática del Congo contra la viruela humana mostraron una protección del 85% contra su 'prima hermana'.

El primer brote de la enfermedad fuera de África se produjo en 2003 en Estados Unidos. En este caso, los transmisores fueron unos perritos de las praderas, procedentes de África, comercializados en una tienda de animales. Quienes mantuvieron contacto con los animales, especialmente quienes recibieron alguna mordedura o arañazo, mostraron síntomas de la enfermedad, pero hubo tres personas asintomáticas y que generaron altos niveles de anticuerpos. Tenían en común haber recibido la vacuna contra la viruela.

Dos posibles vacunas contra la viruela

El Centro Europeo para la Prevención y el Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés) recomienda vacunar a los contactos estrechos de las personas contagiadas por el virus de la viruela del mono antes de que desarrollen síntomas como forma de cortar su transmisión. "Para casos severos, se puede considerar el tratamiento con un antiviral registrado, si está disponible en el país", añade.

Según detalla a EFE el virólogo del Centro Nacional de Biotecnología (CNB-CSIC) Mariano Esteban existen dos vacunas que pueden aplicarse:

  1. Accam2000. Es la vacuna tradicional contra la viruela humana. Dejó de administrarse en la década de los ochenta, coincidiendo con la declaración de erradición de la enfermedad y, en la actualidad, sólo está autorizada por la agencia reguladora estadounidense (FDA, por sus siglas en inglés) para casos muy excepcionales, como el personal de laboratorios de alto riesgo o determinadas unidades militares.
  2. Imnavex (Jynneos). Autorizada por la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) en 2013 y por la FDA en 2019, está aprobada tanto para la prevención de la viruela humana como para la del mono. No se trata de una vacuna específica para esta última enfermedad, pero puede ser eficaz al generar inmunidad cruzada.

"Lo mejor seria administrarla a contactos sin aparición de síntomas", aclara Esteban. "Sería lo más rápido porque una vez que aparecen las lesiones en la piel es mucho menos eficaz", agrega. No obstante, el experto descarta la idea de una vacunación generalizada a todos aquellos que no recibieron la vacuna contra la viruela en su momento: "De momento la acción rápida es identificar a la persona y sus contactos estrechos para ir cerrando el círculo en el cual se hayan movido".

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad