Sofá Sonoro
Música
REPORTAJE | LOS DISCOS DE NUEVA YORK

La banda sonora del Nueva York más salvaje

Nueva York vivió unos agitados años setenta, entre el caos, el crimen y las drogas se mezcló una música maravillosa que nació del propio desorden de la ciudad

Un grupo de personas a las puertas del CBGB a finales de los años ochenta / Rita Barros

Madrid

Nueva York en los años 70 era una de las ciudades más peligrosas del mundo. En aquella década la tasa de homicidios llegó a triplicar la de la década anterior. En 1953 hubo 350 asesinatos, veinte años más tarde las cifras eran de 1.680.

La ciudad, en aquella década, rozo el caos. La crisis económica golpeó la urbe y se desplomó el precio de la vivienda en barrios como el Bronx, donde cientos de casas ardieron, muchas de ellas quemadas por sus propios inquilinos que esperaban cobrar el seguro de la vivienda.

Más información

A esto hay que añadirle la explosión del consumo de drogas duras, la aparición de numerosas bandas callejeras armadas, la corrupción policial y política y la consagración en cada barrio de su propia estructura mafiosa con personalidades tan recordadas como Frank Lucas, el gran importador de droga de Harlem y protagonista de American Gangster.

En 1973 la ciudad entró en quiebra y el clima era irrespirable, la violencia y las drogas habían provocado una rápida huida de las clases acomodadas a los suburbios fuera de Manhattan y el futuro de la gran ciudad se mostraba difuso. La recesión, el fin del sueño de los años 60 y el paso a la edad adulta de aquellos que protagonizaron aquella década dejó un panorama extraño.

Por 500 euros podías alquilar un loft y eso atrajo y muchos músicos

—  Will Hermes

Pero a la par que los ricos dejaban la ciudad un nuevo público la tomaba. “A principios de los setenta decenas de artistas y músicos de todo el país y de todo el mundo se trasladaron a Nueva York para trabajar”, contaba hace unos años Will Hermes, autor del sensacional Love Goes To Buildings on Fire: Five Years in New York City That Changed Music Forever. En aquella época llegaron a Nueva York artistas como Patti Smith, Bruce Springsteen, Rubén Blades, Héctor Lavoe, Philip Glass o Richard Hell.

Hermes explica en su libro los factores y destaca el precio de la vivienda como uno de los más claves. “La gente había huido de la ciudad, las familias, pero también los comerciantes. De pronto podías alquilar un gran loft por 400 o 500 dólares, con tantos metros los músicos vivían allí, pero también lo usaban de local de ensayo y daban conciertos, cosas como estas propiciaron el nacimiento del loft jazz”, explica Hermes. “Fueron tiempos feos y es en esos tiempos cuando la gente se inspira para crear belleza”, añade.

Para convencerle le dije que íbamos a invitar solo a borrachos y conocíamos a muchos.

—  Richard Lloyd

A finales de 1973 abrió un local clave, el CBGB. Aunque la idea de los dueños era programar country, blues y blues grass (de ahí su nombre) para 1974 ya aceptaron a bandas como Television. “Fuimos una tarde a ver al dueño”, recordaba en una entrevista Richard Lloyd, guitarrista de la banda. “Le pedimos si podemos tocar una noche. Nos preguntó qué música tocábamos y le dijimos que rock. Nos dijo que no quería rock en su local. Al día siguiente volví con Terry y le insistimos en que nos diera una noche. Terry le preguntó cuál era su peor noche. Nos dijo que era el domingo y Terry le garantizó que si programaba el domingo a Television tendría tanto público como el sábado porque íbamos a invitar solo a borrachos y conocíamos a muchos. Además, ya teníamos a alguna gente que venía a nuestros conciertos. Ganamos un dólar aquel domingo. Luego nos dio tres domingos seguidos, luego empezó a darnos viernes, sábados y domingos y fue creciendo desde ahí”, añadía.

Patti Smith durante un concierto en el CBGB en abril de 1975 / Richard E. Aaron

Television fue la primera banda en hacerse con el CBGB, pero la expansión fue constante: Ramones, Patti Smith, Blondie, Talking Heads. Decenas de bandas hicieron de aquel local un templo del rock más salvaje, una música que encajaba con el espíritu de la época y de la ciudad. En una charla TED, David Byrne (Talking Heads) explicaba la influencia que habían tenido en el sonido los locales a lo largo de la historia de la música, desde el barroco hasta el punk. “En el CBGB se hacía música acorde al local, había ruido y la música era ruidosa, había suciedad y la música era sucia”, explicaba el cantante.

La llegada de nuevos inquilinos a Nueva York desarrolló nuevas músicas. La contracultura se instaló alrededor de la calle 14, cerca del CBGB, pero también del Max Kansas y del Chelsea Hotel. Una nueva horneada de tipos raros inundó la zona con bandas como New York Dolls como referentes de la nueva modernidad.

Al margen del rock, Nueva York también creció en otras direcciones sonoras. En la parte alta de Manhattan y en el sur del Bronx se desarrolló la salsa con un gran éxito comercial en aquella década al calor del sello Fania y con trabajos tan novedosos y potentes como Siembra de Rubén Blades y Willie Colón. También se fue expandiendo en hip hop tras la pacificación de las bandas que habían rivalizado a comienzos de la década.

Nueva York vivió unos años setenta salvajes y difíciles, pero también marcados por una tremenda creatividad artística. Para entender el contexto de aquella ciudad en ese momento recopilamos los programas que hemos dedicado a esos álbumes y grupos y que fueron la banda sonora de aquel Nueva York peligroso y salvaje.

No te pierdas los nuevos episodios de Sofá Sonoro suscribiéndote al programa en Apple, Ivoox, Google o Spofify

Paul Simon charla con los músicos de Television en el camerino del CBGB / Richard E. Aaron

Television y la creación del underground

La historia de Television resulta tremendamente fascinante, un grupo diferente, con dos guitarristas mágicos y una enorme influencia en todo lo que vino después. Aunque su debut discográfico llegó en 1977 con Marquee Moon su influencia desde 1974 resulta tremenda.

Television y la conquista del underground neoyorquino

32:14

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1628591476530/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

El debut de los Ramones

En las 14 canciones tremendamente breves del debut de Ramones hay un crudo retrato del Nueva York salvaje de aquellos años. Hay violencia, desesperación, desarraigo, odio, drogas, sexo y dudas. El sentir de una nueva generación de chavales que no se identificaban con la música de los años setenta ni con el idealismo de la contracultura de los sesenta.

Ramones y la revolución de los marginados

42:11

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1631132784751/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Blondie y el paso al mainstream

Blondie tuvo un viaje trepidante desde el underground neoyorquino hasta lo más alto de las listas de éxito, pero acabaron en la ruina y en lo más fondo del pozo. Por el camino elevaron el pop a una nueva categoría mezclando elementos de lo más diverso y alternando estilos con maestría.

Sofá Sonoro: Blondie, el viaje del underground a la cima del pop

58:33

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1595539707789/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Patti Smith, una poeta entre rockeros

Patti Smith llegó a Nueva York sin un plan claro más que vivir y experimentar. Su debut musical llegó casi por casualidad pero la fuerza de sus canciones la convirtieron en un ícono de la época y de la ciudad. No es casualidad que fuese ella la encarga de dar los últimos conciertos en el CBGB antes de que el local se convirtiese en una tienda de moda con vaqueros a 300 dólares.

Los dos regresos de Patti Smith

58:59

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1655797356788/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

New York Dolls, los más salvajes de la ciudad

Entre los cientos de miles de bandas del rock hay todo tipo de historias, pocas tan al límite, tan caóticas y tan surrealistas como las de los New York Dolls, una banda de desarraigados que Morrisey, cantante de los Smiths, adoraba y que en una entrevista de 2005 definió con mucho acierto. “Esta debe de ser la banda con peor suerte en la historia de la música. Cada vez que algo bueno les iba a suceder surgía alguna tragedia”, decía Morrisey.

La historia de los New York Dolls está marcada por la mala suerte y las malas decisiones, por la muerte en malos momentos y por grandes canciones que sin impactar en su época ni sonar en las radios sí que sembraron una importante semilla en otros músicos que no tardarían en emerger como la siguiente generación.

New York Dolls y la vida sin límites

36:36

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1655134238272/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Talking Head y el art rock

Hay grupos, muy pocos, que dejan una huella imborrable en la música, son siempre bandas diferentes, artistas que empujaron su arte en una nueva dirección, que recorrieron un camino que nadie había transitado creando nuevas rutas para que otros las siguieran. Esas son las bandas que hacen historias. Talking Heads es una de ellas, una formación extraña y genial cuyo descubrimiento es una experiencia tremenda.

Sofá Sonoro: Talking Heads y las chaquetas para la revolución (30/08/2019)

58:20

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/001RD010000005563686/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Rubén Blades y la salsa intelectual

En 1978 llegó a las tiendas un disco que iba a poner la música latina patas arriba. Un álbum de salsa que era mucho más, como también era mucho más su creador, un Rubén Blades que fue abogado, político, actor y uno de los grandes referentes de la música latina. Aquel año llegó a las tiendas Siembra, la obra maestra de Rubén Blades y Willie Colón, un disco cargado de mensajes que llevaron la salsa a una nueva dimensión.

Salsa intelectual llamaron a aquella música que a los ritmos tradicionales incorporó un retrato de la sociedad latina de los barrios estadounidenses creando una idea identitaria y de comunidad, con sus valores y sus denuncias. Un álbum que llegó con la etiqueta del sello Fania, y que transformó el rumbo de la salsa con canciones largas con historias sencillas pero llenas de mensajes.

Rubén Blades, el intelectual que revolucionó la salsa

40:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1617185259855/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Lou Reed tras la Velvet

Tras volver a casa de sus padres con una enorme sensación de fracaso, Lou Reed intentó seguir una vida normal alejado del rock y las drogas. Aquel experimento tampoco funcionó y el músico regresó a Nueva York con una nueva apuesta en la que no cabía margen de error. En los siguientes cinco años, Lou Reed grabó algunos de los discos más fascinantes de su carrera. Discos dispares como Transformer, Berlin o Sally Cant Dance, además de álbumes en directo, experimentos sonoros y obras más comerciales.

Sofá Sonoro Especial: El viaje a la locura de Lou Reed (09/05/20)

58:02

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1588931132841/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad