A vivir que son dos díasLa píldora de Tallón
Opinión

Pequeñas diferencias entre todo y nada

"Ya no hay verdades, ni certezas, ni exactitud. El mundo es una mierda, y a la vez, por supuesto, es una maravilla"

Pequeñas diferencias entre todo y nada

Pequeñas diferencias entre todo y nada

01:56

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1658050921993/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Madrid

En un debate del Estado de la Nación, el Gobierno lo ofrece todo, qué menos, y el resto reclama muchísimo más, porque lo que se promete es una miseria, nada de nada. Quizás habría que empezar, antes incluso que por tener gobierno, y oposición, y socios, por conocer el alcance de los pronombres indefinidos, y cuándo algo encarna la totalidad, o cuándo no representa ninguna cosa o cantidad. Pero no quiero dar ideas geniales: ya una vez casi propongo universalizar el quilo de ochocientos gramos porque oí que lo había hecho un carnicero de Ourense que acabó en la cárcel. El progreso humano va en tal dirección que la distancia entre contrarios se reduce cada día. Ya sólo hay pequeñísimas diferencias entre «todo» y «nada». Hay que ser un tocahuevos para verlas. Y lo mismo ocurre entre «lejos» y «cerca», «mucho» y «poco», «sí» y «no». Cuando tu hija dice «Ya voy», ya sabes que nunca viene, y que cuando estás tumbado en el sofá, y suena una llamada a las tres de la tarde, es imposible cogerla a tiempo: el teléfono está lejísimos, debajo de tu culo. Ya no hay verdades, ni certezas, ni exactitud. El mundo es una mierda, y a la vez, por supuesto, es una maravilla.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad