La VentanaLa Ventana a las 16h
Sociedad

"Está más protegido durante el embarazo que sin gestar": el limbo legal de las clínicas de fertilidad ante los "embriones abandonados"

Según la Sociedad Española de Fertilidad, la Ley de Reproducción dificulta la donación y el desecho de alrededor de 80.000 embriones que permanecen congelados sin destino

“Está más protegido durante el embarazo que sin gestar”: el limbo legal de las clínicas de fertilidad ante los “embriones abandonados”

“Está más protegido durante el embarazo que sin gestar”: el limbo legal de las clínicas de fertilidad ante los “embriones abandonados”

15:26

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1660152192823/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Según datos de la Sociedad Española de Fertilidad (SEF), el 9.5% de todos los nacimientos de 2019 fue fruto de la reproducción asistida. Además de ser uno de los países con menores tasas de fertilidad de Europa, como confirman datos de Eurostat, España se posiciona a la cabeza europea en el uso de estas técnicas, en parte, por las restricciones de las normativas de los vecinos europeos, que ha generado el denominado como “turismo reproductivo”.

Pero tras un embrión que consigue gestarse hay otros que permanecen congelados. Según una encuesta de la SEF, en España hay 668.000 embriones almacenados y un 12% no tienen destino. Son los denominados como "embriones abandonados". No se pueden donar a la investigación, tampoco a otras parejas y, menos aún, descongelarlos. El motivo, apuntan, es "un limbo legal".

"¿Qué pasaría si descongelamos los embriones sin uso reproductivo? Estamos en un limbo legal", señala Juan José Espinós. El presidente de la SEF comenta que la Ley de Reproducción Asistida de 2006 contempla "el uso reproductivo, la donación para la ciencia, para otras parejas o su desecho", pero son supuestos que no pueden cumplirse. "Cuando no encontramos a una pareja no podemos decidir por cuestiones éticas", ilustra.

Muchas parejas, pese a tener la obligación de comunicarlo, no informan sobre sus mudanzas. Este es uno de los problemas sumado a las rupturas, divorcios o el deseo de no tener más hijos. Incluso, aunque dejen de pagar, las clínicas "no se atreven" a desecharlos. "Tras dos consentimientos consecutivos sin respuesta, teóricamente, la propiedad pasa al centro, pero no podemos hacer nada con ellos, se quedan ahí", matiza Espinós.

Con unos “dueños” ilocalizables, los centros de fertilidad conservan los embriones. "Si lo descongelan pueden incurrir en cuestiones penales, sin ser una persona tienen un estatuto especial y es un bien protegido por el Tribunal Constitucional". Para Espinós este hecho es "anecdótico", ya que, frente a la Ley del Aborto, “un embrión está más protegido durante el embarazo que sin gestar”.

Donaciones e investigación

Desde la SEF solicitan que la ley “abra la puerta para los casos donde no se ha cumplido con el verdadero motivo por el que se creó, la reproducción”. Por ejemplo, solo un 1.5% del 5% de embriones que se donan a otras parejas llegan a emplearse: "La mujer debe cumplir con los criterios para ser madre, según la norma, pero es una definición poco acotada, en los centros se sitúa la edad media de la menopausia".

En cuanto a la investigación, existen muchas trabas burocráticas. Solo el 1% del 17% de embriones destinados a la ciencia consiguen pasar las "trabas burocráticas". "El periodo previo a la investigación puede llevar entre seis meses o dos años", comenta. Además de la modificación legal, desde las clínicas, con la mejora de eficiencia de las técnicas, están optando por generar menos embriones.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00