Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Baloncesto

"Le da un puñetazo a la pizarra y parecía de cemento": José Manuel Calderón cuenta cómo LeBron James se rompió una mano por un enfado

El español relata en Carrusel Deportivo cómo vivieron la escena en la que James se autolesionó debido a una reacción en caliente tras enfadarse por el error de un compañero

Madrid

LeBron James jugó los tres últimos partidos las unas finales de 2018 con Cleveland Cavaliers con una mano rota por un golpe que se dio a sí mismo por un enfado y José Manuel Calderón fue testigo de ello. El jugador español relata en Carrusel Deportivo cómo vivieron la escena en la que James se autolesionó debido a una reacción en caliente tras enfadarse por el error de un compañero en el primer partido de unas finales en 2018.

Más información

J.R Smith cometió un curioso error en los últimos segundos del primer partido de las finales entre los Cavaliers y los Golden State Warrios. Al cazar un rebote, el jugador se confundió y en lugar de dirigirse a anotar, se fue al lado contrario. Ni los jugadores ni los espectadores supieron cómo reaccionar. "Los jugadores nos quedamos como los que veían el partido: falla el tiro libre, creo que piensa que hay más tiempo, que podía dar un pase y... En el baloncesto se ha visto de todo", relata Calderón en Carrusel Deportivo.

Tras el garrafal error, el partido se fue a la prórroga y los Warriors sentenciaron el primer partido, a pesar de los esfuerzos de LeBron. Los jugadores se dirigieron al vestuario con el ambiente caldeado y con un enfadadísimo LeBron James. "Vamos todos muy cabreados, sabíamos que no teníamos opciones, LeBron entra y la de un puñetazo a la típica pizarra blanca, que normalmente son malas y hay que sujetarlas pero... Yo lo vi y eso parecía que estaba hecho de cemento. Le dio el puñetazo y se empezó a agarrar la mano", relata Calderón.

"Nadie le hizo caso. Esa mano empieza a hincharse, pero a las dos horas sabíamos que se había roto y lo teníamos que tapar. Empezamos a entrenar, no queríamos ni hacerle más pruebas. El siguiente partido hizo 51 puntos y probablemente fue su mejor partido en mucho tiempo. En el tercer partido fue cuando la prensa habló más de la mano. Fue una pena, no digo que hubiésemos ganado, pero una victoria ese día hubiese cambiado la mentalidad", terminó.

"Yo, que soy observador, vi que se agarra la mano cada vez más. Todo pasó un poco en secreto, intentando que nadie lo supiera. Esa misma noche, cenando, LeBron nos dijo 'esto no pinta bien'". Finalmente, el equipo californiano se impuso en la serie 4-0.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00