Internacional

La tensión en la central de Zaporiyia aumenta con el cruce de acusaciones entre las tropas rusas y ucranianas

El Organismo Internacional de la Energía Atómica de la ONU sigue esperando la autorización para visitar la planta nuclear a petición de Zelenski

Central nuclear de Zaporiyia. / Dmytro Smolyenko

Madrid

El fuego de artillería en la planta de energía nuclear de Zaporiyia, ocupada por Rusia, en Ucrania, ha alimentado los temores de un desastre mayor, ya que ambos bandos seguían culpándose mutuamente, mientras que las fuerzas rusas atacan ciudades en el otro lado del río de la planta atómica más grande de Europa. A pesar del peligro, los funcionarios del Organismo Internacional de la Energía Atómica de las Naciones Unidas siguen esperando la autorización para visitar la planta en el frente sur de la guerra.

Más información

El gobernador de la región de Zaporiyia, Oleksandr Starukh, ha dicho a la televisión ucraniana que se está informando a la gente sobre cómo aplicar yodo en caso de una fuga de radiación.

Las fuerzas rusas se apoderaron de la planta desde principios de marzo poco después de invadir Ucrania, mientras que el personal ucraniano continúa operando. En las últimas semanas, ambos países se han culpado por los bombardeos cerca de la planta.

Energoatom señala a Rusia por nuevos bombardeos

La compañía nuclear estatal de Ucrania, Energoatom, ha asegurado que las tropas rusas volvieron a bombardear los terrenos del complejo en las últimas 24 horas. "Actualmente se está determinando el daño", ha escrito Energoatom en un comunicado en Telegram. El Ministerio de Defensa de Moscú acusó el sábado a las fuerzas ucranianas de bombardear el complejo de la planta tres veces en 24 horas. Dijo en un comunicado que se dispararon 17 proyectiles, cuatro de los cuales impactaron en el techo de un edificio que almacena "168 ensamblajes de combustible nuclear Westinghouse de EEUU". Así, aseguró que 10 proyectiles explotaron cerca de una instalación de almacenamiento en seco para combustible nuclear gastado y tres cerca de un edificio que alberga almacenamiento de combustible nuclear fresco. Dijo que la situación de radiación en la planta se mantuvo normal.

Por su parte, el presidente de Ucrania, Volodymir Zelenski, dijo el viernes que la situación en Zaporiyia seguía siendo "muy riesgosa" después de que dos de sus seis reactores fueran reconectados a la red tras los bombardeos que provocaron la desconexión de la planta nuclear por primera vez. El jefe de la Agencia Internacional de Energía Atómica (OIEA), Rafael Grossi, dijo el jueves que la agencia de la ONU estaba "muy, muy cerca" de poder enviar funcionarios para inspeccionar la planta.

La declaración de Energoatom del sábado dijo que su personal en la planta había estado bajo una "mayor presión" antes de la probable visita, "para silenciar sus testimonios sobre los crímenes de los ocupantes en la estación y su uso como base militar". El secretario general de la ONU, Antonio Guterres, pidió este mes que se retire el equipo y el personal militar de la planta para garantizar que no sea un objetivo.

Ucrania acusa a Rusia de poner en peligro a todo el continente

El ministro ucraniano de Exteriores, Dmytro Kuleba, ha acusado a los "invasores rusos" de "poner en peligro a todo el continente" con su ocupación de la central nuclear de Zaporiyia e instó a Rusia a retirar a sus tropas del complejo atómico. Las tropas rusas han convertido Zaporiyia "en una base militar", ha afirmado el titular de Exteriores, a través de su cuenta en twitter, donde insiste en que los soldados "invasores" no tienen nada que hacer en ese lugar, por lo que deben irse.

La seguridad nuclear "es tarea prioritaria para Ucrania", asegura Kuleba, que recuerda el "trágico pasado" de su país, en alusión al accidente en la central de Chernóbil. La ocupación militar actual "poner en peligro a todo el continente", insiste, en relación a los ataques que se suceden sobre la región, de los que Kiev acusa a Moscú..

Ucrania reclama ataques exitosos contra Rusia

En la orilla opuesta a la planta de Zaporiyoia, las ciudades de Nikopol y Marhanets fueron alcanzadas por proyectiles el sábado por la tarde y la noche, dijo el alcalde de Nikopol, Yevhen Yevtushenko, en Telegram. Más al sur, las fuerzas rusas estaban tratando de resistir una contraofensiva ucraniana centrada alrededor de Kherson, la primera ciudad importante en ser capturada después de que se lanzó la invasión hace seis meses.

La estrategia ucraniana se ha centrado en destruir cuatro puentes que las fuerzas rusas deben mantener para abastecer a Kherson, en el extremo sur del Dniéper. Vladimir Leontyev, el jefe de la región de Kherson designado por Rusia, dijo a la agencia de noticias TASS de Rusia que las fuerzas ucranianas habían bombardeado nuevamente el puente Kakhovsky sobre una presa hidroeléctrica.

El comando sur de Ucrania ha reclamado este domingo ataques exitosos de artillería y misiles en el área, que dijo que mataron a 35 rusos y destruyeron un obús, un cañón de artillería autopropulsado y nueve vehículos blindados y otros. "También fueron destruidos dos depósitos de municiones y un punto de suministro de campo", ha dicho. En el frente oriental de Ucrania, los defensores han continuado frustrando los intentos rusos de abrirse paso alrededor de la ciudad estratégica de Bakhmut para extender el control sobre la región de Donbas.

Alemania promete más ayuda militar

La ministra alemana de Exteriores, la verde Annalena Baerbock, ha asegurado este domingo que su país seguirá prestando a Ucrania ayuda militar, incluidos suministros de armamento pesado, ante una guerra que, advirtió, "se prolongará aún por años". "Para mí está claro que Ucrania defiende nuestra libertad y nuestro orden pacífico, por lo que seguiremos apoyándole financiera y militarmente por tanto tiempo como sea necesario", ha afirmado la titular de Exteriores del gobierno de Olaf Scholz, en declaraciones al dominical del popular diario Bild.

El mundo debe asumir "que esta guerra se prolongará aún por años", ya que "lamentablemente, el gobierno ruso tiene la idea fija de doblegar a Ucrania y su pueblo", ha añadido Baerbock. "Haremos cuanto sea preciso para que ese propósito no se haga realidad", promete la ministra, quien expresa su apoyo a la ambición de Ucrania de recuperar Crimea y recuerda que la comunidad internacional no ha reconocido la "ilegítima anexión" de la península en 2014 por parte de Rusia.

Baerbock, como su correligionario y ministro de Economía, Robert Habeck, defendía la línea más crítica frente a Moscú desde antes de formarse el tripartito entre socialdemócratas, verdes y liberales de Scholz. Ambos ministros verdes reclamaban ya el fin de la dependencia energética de Rusia desde antes del inicio de la invasión rusa y en sus tiempos en la oposición se pronunciaron contra la construcción del segundo gasoducto de Nord-Stream, cuya entrada en funcionamiento paralizó Scholz el pasado febrero. Ahora Baerbock rechaza las propuestas surgidas entre sus socios liberales para reactivar Nord Stream 2, como solución de urgencia a la escasez de gas.

Asimismo se pronuncia en contra de aplazar la desconexión de las tres últimas plantas nucleares de Alemania, que de acuerdo al plan de abandono de esa fuente de energía debe consumarse a finales de este año. Scholz ha dejado entrever que la actividad de esas centrales podría prolongarse por un periodo relativamente corto, mientras que los liberales proponen que sigan en funcionamiento hasta 2024 o incluso que se reactive además alguna de las recientemente desconectadas por dos años. Los verdes, por el momento, consideran innecesario aplazar la desconexión de las tres aún en activo, aunque no lo descartan categóricamente.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad