Directo

HOY POR HOY Sigue el programa especial desde Lugo, con Àngels Barceló

Cine y TV

"Mira, Carlos, creo que me voy a ir": una comensal de 'First Dates' huye despavorida del restaurante tras conocer la edad de su cita

Fuencis sale corriendo del restaurante tras conocer a José Manuel

Madrid

Fuencis ha llegado este lunes al restaurante First Dates con el objetivo de encontrar a un señor, ante todo educado y elegante, con el que poder estar y bailar tanto pasodobles como boleros. Alguien como su difunto esposo, al que ha tenido muy presente durante toda la cita al ver que lo que le habían traído no se correspondía con lo demandado con anterioridad. Porque José Manuel no era como él. Ni tenía su físico, ni su aspecto, ni su edad. Algo que ha acabado espantando a esta mujer de 86 años, quien ha acabado huyendo despavorida del restaurante dirigido por Carlos Sobera al saber que su pareja tenía 90 años.

Más información

Tras escuchar las peticiones de Fuencis, el equipo de First Dates le emparejaba con José Manuel. Un hombre de 90 años que, antes de conocer a su cita, le explicaba a Carlos Sobera cuál era sus sistema para tener cariño y disfrutar de la cama: "Tengo un sistema en la cama con las mujeres para darles cariño y me dan vida. De invierno, sin nada, sin bragas ni calzoncillos y la pierna echada por encima. Y de verano, desnudos los dos". Algo que sorprendía al presentador del programa de citas, quien le recomendaba que no le dijera nada de esto a su pareja por si las moscas.

José Manuel espanta a Fuencis por su edad

Mientras tanto, Fuencis le confesaba desde la lejanía a Matías que no le estaba gustando demasiado lo que estaba viendo. Algo que fue verificando a medida que iba conociendo a su cita, en la que no duró más que un par de minutos porque acabó huyendo despavorida tras conocer la edad de su pareja. Tras un saludo cordial, el hombre de 90 años le preguntaba a su cita de dónde era. A pesar de que la mujer le explicaba que era una segoviana afincada en Moratalaz, este le entendía que vivía en Inglaterra.

Después de este lapsus inicial, José Manuel le preguntaba a Fuencis acerca de su edad. Sin embargo, esta le aseguraba que no se lo iba a decir porque le parecía una desconsideración. Dado que esta se negaba a compartir su edad, José Manuel continuaba la cita explicándole que buscaba una mujer cariñosa y asegurando que él era muy detallista: "Me gusta una mujer para el resto que me quede de vida". Sin embargo, y para poder emparejarse con alguien, asegura que necesita saber la edad que tiene su compañera". De hecho, y con el objetivo de demostrarle a Fuencis que no pasaba nada por decir la edad, este le confesaba que había nacido en 1931 y que, por lo tanto, tiene 90 años.

"Mira Carlos, que yo creo que me voy a ir"

Algo que espantaba a Fuencis, quien le pedía ayuda a Carlos Sobera para salir del restaurante cuanto antes: "Mira Carlos, que yo creo que me voy a ir". Todo ello frente a la atenta mirada de José Manuel, quien no daba crédito a lo que estaba viviendo: "Le he visto distinto a lo que estoy acostumbrada, a mi marido". A continuación, la mujer de 86 años ha asegurado que su marido era mucho más señor que el que le habían traído al restaurante de First Dates. Más aún después de que su pareja le explicara que había sido camionero durante los últimos 44 años: "He estado 22 años en Bilbao, en Gernika y en Erandio".

En este momento, Fuencis le explicaba que su marido había sido segundo jefe de la empresa: "Era más elegante. Siempre iba bien vestido y estaba bien puesto". Dado que José Manuel no le había gustado nada, Fuencis le pedía a Carlos Sobera cancelar la cita: "¿Podemos cancelarla por favor?". Finalmente, la mujer huía del restaurante y dejaba a José Manuel con las ganas de conocer a alguien. Sin embargo, el presentador del programa le ha asegurado que podrá volver en otra ocasión

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad