A vivir que son dos díasLa píldora de Leila Guerriero
Opinión

El magma

"Duermo mal, despierto muy temprano. A veces tengo sueños preciosos. Otras no. Intento leer. Los libros se acumulan en mi mesa de luz, marcados, subrayados, casi rotos. En la noche, salto de HBOmax a Netflix, de Star+ a Amazon Prime. No permanezco. Nada me parece genial, excepto la serie The Bear, que es genial por un motivo que aún no identifico"

El magma

El magma

03:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1674368841004/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Buenos Aires

Ayer hizo un calor brutal. Salí a correr temprano, a las siete, y volví hecha un colapso. No hablo con mi padre desde hace semanas. Ni con nadie. Estoy en un mundo paralelo, un paisaje interior donde todo está suelto, alborotado. Duermo mal, despierto muy temprano. A veces tengo sueños preciosos. Otras no. Intento leer. Los libros se acumulan en mi mesa de luz, marcados, subrayados, casi rotos. En la noche, salto de HBOmax a Netflix, de Star+ a Amazon Prime. No permanezco. Nada me parece genial, excepto la serie The Bear, que es genial por un motivo que aún no identifico. Estoy bajo asedio, tomada por un magma circulatorio. Todos los pensamientos me llevan al mismo sitio: eso que parece derramado, indecente como un paisaje del Bosco. Una cosa abigarrada. Un solo punto hacia el que todo confluye enloquecido. Me queda la esperanza del Tao, que dice que sólo el que se detiene puede continuar, o algo así. Cada día me despierto pensando cómo estará eso. Qué sensaciones saldrán de ahí. ¿Crueldad, alegría? Es como ser llevada por un cauce. Sé detenerme, pero no quiero. Al final no hay aniquilación, aunque existe el riesgo. Avanzo segura de mi armamento de siempre, un escudo sin ilusión, pura prescindencia. He pensado en regresar al doctor L., un acupunturista chino, porque sus agujas hace tiempo me hicieron dormir. Pero creo que quiero estar despierta. Tengo prisa por estar viva, aunque la vida real me interese poco. Estoy en otra parte, metida dentro de mí. Expectante. Ahora, esta mañana, amaneció nublado y fresco. Ha llovido. Quizás bastante. Son las siete menos cuarto. En breve saldré a correr. Corriendo me salgo del cuerpo, tan tirano, clavándome a la vez el cuerpo con gula hasta que desaparece y flota lejos de mí. He perdido la frontera y no sé qué es un día bueno o un día malo. Diría, arriesgando, que todos los días son buenos, repletos de cosas, sólo que a veces esas mismas cosas son las que hacen sufrir.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad