Internacional

Alemania cede ante la presión internacional y enviará sus propios tanques Leopard a Ucrania

Tras varios días de conversaciones entre Berlín y Washington, ambos países han llegado a un acuerdo por el que los dos enviarán tanques para apoyar a Ucrania. En el caso de la administración Biden, se trata de un número significativo de tanques Abrams M1. En el alemán, serán blindados Leopard 2 y además permitirá a países como Polonia hacer lo mismo

Imagen de archivo de un tanque Leopard / HEIKKI SAUKKOMAA

El gobierno alemán, liderado por el canciller Olaf Scholz, ha cambiado este martes su postura y ha decidido enviar varios tanques Leopard 2 a Ucrania, tras varios días en los que ha habido una importante tensión entre los países aliados por este asunto. Además, el ejecutivo germano también permitirá que países como Polonia u otros estados manden blindados de este tipo, como ya solicitó Varsovia este martes.

Según publican el diario alemán Der Spiegel y el estadounidense 'The Wall Street Journal', la administración Biden, tras varios días de negociaciones diplomáticas con el gobierno alemán, ha tomado la decisión de enviar también un número significativo de tanques Abrams M1 a Ucrania. Esta misma semana se podría hacer oficial el anuncio de Biden en el que refleje que se procederá a estos envíos. Además, señala que el pasado 17 de enero se produjo una reunión entre el presidente estadounidense y su homólogo alemán, Olaf Scholz, en que el primero garantizó que mandarán estos tanques, a pesar de que desde el Pentágono se mostraban contrarios a esta posición.

Desde Berlín por el momento no confirman ni desmienten la información de forma oficial, y se limitan a decir que "trabajarán de forma urgente para tomar una decisión" en relación a la petición formal que Polonia realizó este martes. En ella solicitaron autorización para enviar tanques Leopard, de fabricación alemana, a Ucrania. Así, el acuerdo al que habrían llegado Berlín y Washington implicaría que los germanos enviarán un número menor de sus blindados, a cambio de permitir que Varsovia y otros estados aliados hagan lo propio con sus tanques.

Más información

Esta decisión resolvería la tensión y los desacuerdos que se viven entre estos países desde la semana pasada, pero no deja a Biden en una posición cómoda, ya que su intención inicial era la de no enviar sus propios tanques. Además, los oficiales militares han asegurado públicamente que los tanques Abrams requieren una gran cantidad de entrenamiento y apoyo logístico y, por lo tanto, no son apropiados para este momento del conflicto.

Esta polémica se produce en un momento importante de la guerra, ya que el ejército ucraniano está preparando una contraofensiva para tratar de recuperar el territorio perdido ante el avance de las tropas rusas, que buscan aprovechar esta situación de clara superioridad militar para avanzar en su invasión.

Pedro Sánchez señala que habrá una "coordinación" con Europa

Tras resolverse la cuestión que ha generado tensiones entre Alemania, Estados Unidos y Polonia, ahora la incógnita es qué papel jugará España y el resto de países europeos y, sobre todo, si también enviarán tanques a Ucrania.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha señalado este martes en el Congreso de los diputados que habrá una "coordinación" europea: "En relación a los carros Leopard, vamos a mantener la unidad y vamos a coordinarnos lógicamente con el resto de países aliados".

Los detalles de los tanques Leopard 2

El Leopard 2 es un carro blindado de combate de fabricación alemana, que tiene una capacidad para cuatro soldados y pueden disparar a blancos a 5.000 metros de distancia y fue el resultado del desarrollo posterior de los conocimientos obtenidos en un proyecto conjunto con EEUU que se interrumpió en 1969.

De ese proyecto -la idea era fabricar un tanque que combinara la movilidad con la protección y la capacidad de combate- solo quedaron siete prototipos, pero tanto EEUU como Alemania siguieron trabajando en esa dirección. En Alemania se desarrolló el Leopard 2 y en EEUU el Abrams. Los Leopard 2 se producen en serie desde 1978, en diversas variantes según las necesidades del cliente, y además se han hecho desde entonces algunas mejoras.

El consorcio Kraus-Maffei Wegmann (KMW) ha producido cerca de 3.600 ejemplares. El ejército alemán llegó a tener 2.125, pero a partir de 1990 empezó a reducir sus existencias hasta llegar a los 328 de que dispone actualmente. Mientras que el Leopard 2 es un producto de KMW su principal arma, el cañón, fue desarrollado por Rheinmetall, con lo que el blindado están involucrados dos de los principales fabricantes de armas de Alemania.

Los tanques habían sido desarrollados pensando en la "guerra fría" y en la eventualidad de una confrontación con las tropas del pacto de Varsovia en los alrededores de la frontera interalemana. Se consideraba que los Leopard, con apoyo de los tanques de defensa Marder, podían detener a los tanques del bloque soviético en un posible combate en terreno llano.

Por ello se habían desarrollado pensando ante todo en la posibilidad de, estando en movimiento, destruir tanques enemigos. Además de un cañón principal el Leopard 2 dispone de dos ametralladoras y un lanzador de granadas de humo. Ese armamento, según algunos expertos, puede no ser suficiente si se entra en un combate en el que participen no solo tanques enemigos sino también infantería.

El primer uso de los Leopard 2 en un escenario de guerra real fue en Kosovo, en el marco de la misión de KFOR. Luego Dinamarca y Canadá los emplearon en Afganistán donde, según las fuerzas armadas danesas, mostraron su resistencia ante ataques con minas.

Posteriormente, entre 2016 y 2019, Turquía los usó en el norte de Siria, donde tuvieron dificultades para actuar en zonas urbanas. Los turcos perdieron tres Leopard 2 como consecuencia de ataques laterales. El desarrollo del Leopard se hizo pensando en batallas frontales con otras divisiones de tanques por lo que el blindado en los lados y en la parte trasera es menos sólido.

El Leopard 2 tiene un peso de cerca de 60 toneladas, puede desarrollar una velocidad cercana a los 70 kilómetros por hora, tiene la capacidad de atravesar zonas inundadas y ríos de hasta 4 metros de profundidad y dispone de un periscopio. El modelo más reciente es el Leopard 2 A7V pero todavía están en funcionamiento viejos modelos como el Leopard 2 A4, que son los que tiene España.

Polonia tiene 247 Leopard 2, del tipo 2A4 y 2A5, y ha manifestado su deseo de ceder a Ucrania 14 de esos carros blindados. Varsovia anunció este martes que ha presentado una solicitud a Alemania para la transferencia de los Leopard 2 a Ucrania, aunque la víspera se mostró dispuesta a enviar dichos tanques a Kiev incluso sin la luz verde de Berlín.

Los distintos tipos responden, por una parte, a modernizaciones que se han hecho en el modelo y también a deseos y necesidades específicas de los países clientes. Según la publicación especializada Janes son 18 los que tienen Leopard 2 en activo y una cesión a Ucrania debe ser autorizada en principio por Alemania.

Moscú asegura que el envío de tanques "dejará huella" en sus relaciones con Berlín

El Kremlin aseguró este martes que el envío por parte de Alemania de tanques Leopard 2 a Ucrania, en caso de darse, repercutirá en las relaciones ruso-alemanas. "Estas relaciones ya están en un punto muy bajo y no hay un diálogo substantivo ni con Alemania, ni con otros países de la OTAN", dijo el portavoz de la Presidencia rusa, Dmitri Peskov, en su rueda de prensa diaria.

Peskov agregó que los suministros de los carros de combate Leopard 2, que reclama Kiev, "no auguran nada bueno" para estas relaciones e "inevitablemente dejarán una huella" de cara a los futuros lazos.

Este martes el ministro de Defensa polaco, Mariusz Blaszczak, anunció que Varsovia ya ha pedido oficialmente el visto bueno de Berlín para la transferencia de los Leopard en su poder a Ucrania. "También hago un llamado a la parte alemana para que se una a la coalición de países que apoyan a Ucrania con tanques Leopard 2. ¡Esta es nuestra causa común, porque se trata de la seguridad de toda Europa!", agregó en Twitter.

Reino Unido se pone de perfil

Por su parte, el Gobierno británico ha señalado que no dictará cómo los países aliados deben respaldar a Ucrania, ante la presión sobre Alemania para que dé luz verde al envío de tanques Leopoard 2, requeridos por el Ejecutivo ucraniano, señaló este martes un portavoz de la residencia oficial de Downing Street.

"Nos gustaría ver que se facilita apoyo adicional a Ucrania. Lo que no vamos a hacer es dictar a otros países exactamente lo que deben o no deben brindar", señalaron desde el despacho del primer ministro británico, el conservador Rishi Sunak. "Buscamos trabajar con nuestros aliados tanto como sea posible", concluyen.

Soldados ucranianos recibirán entrenamiento para aprender a manejar tanques Leopard

Once meses después, la guerra sigue su curso

La contienda militar en Ucrania ha cumplido este martes once meses con Kiev a la espera de una inminente revancha rusa, motivo por el que los ucranianos han intensificado las consultas para recibir cuanto antes tanques y carros de combate europeos.

"Es evidente que los dirigentes rusos se preparan para la revancha, aúnan fuerzas, pero también es evidente que el Estado-Terrorista debe salir derrotado", dijo Volodímir Zelenski, presidente ucraniano, al recibir a su colega finlandés, Sauli Niinistö.

El ejército ucraniano se defiende en el Donbás, donde las tropas rusas avanzan lentamente desde principios de año, e intenta mejorar sus posiciones en las sureñas Zaporiyia y Jersón, donde este martes intentó cruzar el río Dniéper. A su vez, el ministro ruso de Defensa, Serguéi Shoigú, relevó de nuevo a los máximos responsables de los distritos militares sur y oeste.

Escucha la radioen directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después de la publicidad

En directo

A continuación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Compartir

Suscríbete

Tu contenido empezará después de la publicidad