Internacional

La Unión Europea exigirá más controles en las importaciones para evitar la deforestación

Una nueva ley aprobada por el Parlamento Europeo obligará a las empresas a rastrear el impacto de la producción de productos como el cacao o el café

Antiguo bosque totalmente devastado en Oregón / Daniel Dancer

"No queremos seguir siendo cómplices de la pérdida de masa forestal en todo el mundo". Con esta frase ha presentado el eurodiputado Christophe Hansen el acuerdo alcanzado en el Parlamento Europeo para incrementar la vigilancia en la importación de determinados productos de modo que se garantice que su proceso de producción no agrava la deforestación y que se han respetado además los derechos de los pueblos indígenas de los países de origen. La nueva legislación afecta al ganado, el cacao, el café, el aceite de palma, la soja, la madera, el caucho, el carbón vegetal y el papel impreso. No se vetará de inicio a ningún país, pero sólo podrán vender estos productos en la UE si se ha emitido antes una certificación que confirme que no proceden de tierras deforestadas y que al elaborarse no se ha acelerado ese proceso que ha destruido desde el año 1990 una superficie de bosque mayor al territorio de toda la UE.

Me tranquiliza saber que los consumidores europeos ya no serán cómplices de la deforestación cuando se coman una chocolatina o disfruten de un café

—  Christophe Hansen, ponente de la ley

El consumo en la Unión Europea causa hasta un 10% de la deforestación mundial, por lo que endurece ahora la ley a la espera de la ratificación definitiva por parte de los Estados miembros. La UE clasificará a los países en distintos niveles de riesgo, y aquellos en donde se detecte un mayor peligro de fomentar la pérdida de masa forestal serán sometidos a mayores controles. Las autoridades comunitarias podrán pedir datos de geolocalización, controles de seguimiento y análisis de ADN para comprobar de dónde proceden los productos. Según Hansen, "el rastreo ahora es muy difícil, pero creo que no es imposible. Los productos siguen una cadena global, y debemos rastrearlos para detener, o al menos frenar, el impacto del cambio climático. Si no, las condiciones de vida en todos los países del mundo van a empeorar".

Las sanciones por no cumplir con la normativa podrán llegar al 4% de la facturación total en la UE de las empresas que se salten el reglamento. De aquí a dos años Bruselas examinará además si aumenta la lista de productos que se verán afectados, incluyendo el maíz o la carne de aves de corral. La norma puede afectar además al desarrollo del acuerdo comercial entre la UE y los países de Mercosur, que se firmó en 2019, pero que todavía no ha sido ratificado definitivamente. Según Hansen, "otros países están mirando con atención qué hacemos aquí y cómo va a funcionar esta ley, empezando por Estados Unidos. Si sale bien, tendremos una gran influencia en terceros países para que produzcan de un modo más sostenible".

Antonio Martín

Antonio Martín

Redactor de la sección de Internacional. Se incorporó a la Cadena SER en 2005 y desde entonces ha formado...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00