La VentanaLa opinión de Carles Francino
Opinión

"Sostenella y no enmendalla"

La reflexión de Carles Francino tras el fallo del Supremo sobre la ley del 'solo sí es sí'

Madrid

"Sostenella y no enmendalla", es un dicho que proviene del castellano antiguo, cuya primera pista literaria aparece en 'Las mocedades del Cid'. Un texto de Guillén de Castro donde se cuenta la historia del conde Lozano, que prefirió batirse en duelo antes que reconocer un error. Más tarde, esa misma expresión aparece en escritos de Ramiro de Maeztu, de Unamuno, incluso en 'La venganza de Don Mendo', de Muñoz Seca. Y tiene tres versiones en la primera parte del enunciado: sostenella, mantenella o defendella. Pero el significado es el mismo: "La actitud de quien persiste, empecinadamente, en errores garrafales incluso a sabiendas; por orgullo o por guardar las apariencias. Aunque mantener ese error cause más daño que no mantenerlo".

Creo que esta expresión, cuya primera pista se remonta al siglo XVII, mantiene hoy toda su vigencia y yo, desde luego, no me la quito de la cabeza, después de que el Tribunal Supremo haya confirmado que con la aplicación de la ley conocida como del 'sólo sí es sí' se pueden, efectivamente, rebajar penas a algunos agresores sexuales. Bueno, de hecho, ya se han rebajado más de 700 condenas y se han producido más de 70 excarcelaciones, algo de lo que ya advirtieron numerosas voces, aunque -lamentablemente- esos avisos cayeran en saco roto.

Más información

Creo que hoy son oportunas, al menos tres reflexiones: primera, y muy importante, que la ley -más allá de este apartado concreto- es una buena ley; que todo lo que sea avanzar en los derechos y la protección de las mujeres va en la dirección correcta. Sin dudas, sin peros. La segunda reflexión es que ni en política, ni en nada, se tiene más razón por ser más intransigente, y no bajarse del burro. Entre el inmovilismo y la renuncia hay un término medio que se llama flexibilidad. Y la tercera, -todos esto son opiniones mías, ¿eh?, yo lo veo así- la tercera es que transmitir durante semanas, durante meses incluso, esa sensación de desbarajuste, de peleas internas… creo, sinceramente, que es lo que más ha penalizado al primer gobierno de coalición que ha tenido este país en su historia democrática. Por cierto, el conde Lozano, aquel que prefirió pelear antes que admitir un error, acabó perdiendo el duelo y le cortaron la cabeza. Detalle que dejo consignado simplemente a título histórico y literario.

Pablo Iglesias, sobre la reforma del 'solo sí es sí': "Hay una diferencia política legítima"
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
  •  
Ver todos los boletines
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00