Ciencia y tecnología

Realizan el primer trasplante de ojos del mundo que abre la puerta a futuras cirugías que recuperen la visión

El equipo de cirujanos del NYU Langone Health ha realizado el primer trasplante de ojo completo en un ser humano

Una operación de visión. / Leon Neal

Madrid

Cirujanos de Nueva York han realizado el primer trasplante de ojo completo en un ser humano, un logro que ha sido aclamado como un gran avance a pesar de que el paciente no ha recuperado la vista en el ojo.

En los seis meses transcurridos desde la cirugía realizada, durante un trasplante parcial de cara, el ojo injertado ha mostrado importantes signos de salud, incluidos vasos sanguíneos que funcionan bien y una retina de aspecto prometedor, según el equipo quirúrgico de NYU Langone Health.

"El mero hecho de que hayamos trasplantado un ojo es un gran paso adelante, algo que durante siglos se ha pensado, pero nunca se ha realizado", ha dicho el Dr. Eduardo Rodríguez, quien dirige el equipo. Hasta ahora, los médicos solo han podido trasplantar la córnea, la capa frontal transparente del ojo.

La cirugía duró 21 horas

El destinatario del ojo, Aaron James, es un veterano militar de 46 años de Arkansas que sobrevivió a un accidente eléctrico de alto voltaje relacionado con el trabajo que le destruyó el lado izquierdo de la cara, la nariz, la boca y el ojo izquierdo. La cirugía de trasplante duró 21 horas y, al principio, los médicos solo planeaban incluir el globo ocular como parte del trasplante de cara por razones estéticas.

"Si se produjera alguna forma de restauración de la visión, sería maravilloso, pero... el objetivo era que nosotros hiciéramos la operación técnica" y que el globo ocular sobreviviera, explicó en una entrevista Rodríguez, y afirmó que "cualquier cosa que suceda en el futuro será monitoreada".

"Abre muchas posibilidades nuevas"

Actualmente, el ojo trasplantado no se comunica con el cerebro a través del nervio óptico. Para fomentar la curación de la conexión entre los nervios ópticos del donante y del receptor, los cirujanos recolectaron células madre adultas de la médula ósea del donante y las inyectaron en el nervio óptico durante el trasplante, con la esperanza de que reemplazaran las células dañadas y protegieran el nervio.

"El trasplante de un globo ocular viable abre muchas posibilidades nuevas", ha señalado Rodríguez, incluso si en este caso no se recupera la vista.

Otros equipos de investigación están desarrollando formas de conectar redes nerviosas en el cerebro con ojos ciegos mediante la inserción de electrodos, por ejemplo, para permitir la visión. "Si podemos trabajar con otros científicos que están trabajando en otros métodos para restaurar la visión o restaurar imágenes en la corteza visual, creo que estamos un paso más cerca", dijo Rodríguez.

James, que había conservado la visión en su ojo derecho, sabía que tal vez no recuperaría la visión en el ojo trasplantado. Los médicos "nunca esperaron que funcionara en absoluto y me lo dijeron desde el principio", reconoció Rodríguez. "Les dije: 'incluso si no puedo ver tal vez al menos todos puedan aprender algo para ayudar a la siguiente persona'. Así es como se empieza", dijo. "Ojalá esto abra un nuevo camino", añadió Rodríguez.

"No creo que nadie pueda afirmar que lo verá. Pero de la misma manera, no pueden decir que no verá", indicó. Rodríguez, que concluyó: "En este punto, creo que estamos bastante contentos con el resultado que pudimos lograr con una operación técnicamente muy exigente".

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00