Hora 25Las entrevistas de Aimar
Cine y TV

Antonio de la Torre: "Un actor consciente de lo que hace es una puta mierda"

Aimar Bretos entrevista al actor Antonio de la Torre

'Tratamos demasiado bien a las mujeres' es la nueva película de Antonio de la Torre. Una comedia bastante peculiar que trata, desde un ángulo muy original, un episodio poco conocido de la posguerra española: la Operación Reconquista de España, un intento de invasión del maquis republicano por el Valle de Arán en 1944 que fue reprimido rápidamente por las tropas franquistas. En 'Hora 25' hablamos con el actor malagueño en una entrevista que resulta de todo menos corriente...

La conversación empieza con una alusión a un fuera de micro previo en el que Antonio de la Torre le había dicho a Aimar Bretos que se estaba planteando la política: "Me la planteo diariamente. Pero hay que definir política. Has abierto un melón, colega... Has empezado fuerte. La política es todo. Todo es una decisión política. Todos los actos son políticos. Ser adulto es, por un lado, asumir que tu vida es política y, por otro, la contradicción. Yo no resisto un Villarejo, por ejemplo". ¿Cómo cabalga el actor sus contradicciones? "Como puedo. Perdonándomelas. Aunque hay una línea roja: no defender aquello en lo que no crees".

Antonio de la Torre repasa contradicciones de su vida, como tener seguro privado de salud siendo un fervoroso defensor de la sanidad pública. También hace alusión a algún pufo con Hacienda: "He cobrado en dinero negro. Cobré cuando estaba estudiando la carrera. Mi madre enviudó, mi padre murió cuando yo estaba haciendo COU, y me dieron la beca máxima, 200.000 pesetas del año 86, pero no me daba para vivir en Madrid. Entonces, un amigo de mi padre me consiguió un curro en el que me pagan en negro para no perder la beca. Me pagaban 30.000 pesetas y con eso vivía. Esto se lo conté a tu amigo Pablo Iglesias en La Tuerka".

Las entrevistas de Aimar | Antonio de la Torre

Las entrevistas de Aimar | Antonio de la Torre

29:23

Compartir

El código iframe se ha copiado en el portapapeles

<iframe src="https://cadenaser.com/embed/audio/460/1710965285398/" width="100%" height="360" frameborder="0" allowfullscreen></iframe>

Fanatismo, violencia e ideología

¿Somos un país de fanáticos? "No lo sé, tío. No lo sé", responde Antonio de la Torre. "Hay una sensación de vivir en una sociedad polarizada, pero luego, en mi experiencia personal, tengo muy buena relación con gente que ideológicamente está en mis antípodas". Aimar bromea con Antonio y le dice que su argumento suena al 'tengo un amigo gay': "Sí, es verdad. Me falta eso de soy feminista porque tengo mujer e hija. Bueno, pues tienes razón, mi argumento es bastante pobre, lo he argumentado mal y tú con mucha habilidad y finezza me has dado una estocada de la que me estoy recuperando todavía", ambos ríen. Ya en serio, el actor explica: "Lo que quería decir es que en realidad hay más punto de encuentro de lo que parece".

En la película, Antonio de la Torre interpreta a un miliciano republicano. Quizás sea imposible y hasta un punto frívolo imaginarnos una situación así, pero... ¿A lo largo del rodaje el actor se ha llegado a plantear si se hubiera alistado voluntario en la Guerra Civil? "Lo más cercano a la fantasía de usar la violencia para conseguir algo ha sido pensando en que le pasara algo a mis hijos. Una pregunta muy buena, Aimar. Vas a la esencia de mi oficio. Mi profesora Cristina Rota decía que un actor tiene que tener ideología. Pero ideología en el sentido de meterte en la cabeza de hasta qué punto puedes ser capaz de alistarte en una guerra o matar por unos ideales. A un nivel absolutamente primario, de decir: 'lo haría ahora mismo, en este momento cogería un arma y me echaría al monte', solo si le pasara algo a mis hijos".

Actores, comedia y consciencia

Decía Woody Allen que la comedia es tragedia más tiempo: "Coño, he citado esa frase hoy mismo. Reflexionaba como cómico. Decía que un cómico tiene que pisar un plátano y caerse, y ya veremos si el espectador se ríe o dice: 'ay, pobre hombre'. Un actor si es consciente de que está haciendo gracia... Un actor consciente es una puta mierda. Creo que un actor tiene que ser como un animal, como un animalillo, tiene que ser inconsciente. No debe ser consciente de lo que hace", reflexiona Antonio de la Torre.

Y continúa: "La dificultad del actor es la inconsciencia, por eso un actor tiene que estar relajado y muy abierto. Un actor tiene que reproducir la vida, y en la vida normalmente no sabemos lo que pasa. Tú te has sentado aquí, tal, entrevista a Antonio de la Torre... Pero imagínate que de repente me levanto y saco una pistola... Imagínate que pasa una locura de repente, ¿Cómo reaccionarías? No lo sabes. Uno tiene que actuar sin ser consciente".

Volviendo a la frase de Woody Allen, Antonio de la Torre cree que lo que quería decir el director neoyorkino es que "el tiempo te permite tomar distancia para no sufrir, para que la empatía no te corte la risa. Al alejarse tomas distancia y eso te permite la risa, porque salvo que seas un psicópata o un despiadado, si ves a alguien sufrir nunca te ríes. Pero eso pasa. Alguna vez habrás contado algo muy dramático y algún amigo se ha reído. Y digo cómo te ríes, si yo estoy muy agobiado. Pero es que es muy gracioso. Y es gracioso porque yo estoy muy agobiado".

¿Se relaja Antonio de la Torre durante los rodajes? "Sí, sí que me relajo. Aquí donde me ves con esta energía desbordante, estoy bastante relajado. No hay que confundir energía con no relax. De hecho, la relajación es la que te permite sacar la energía. Cuando estás tenso te bloqueas expresivamente, te quedas agarrotado, no te expresas. Con la edad vas cogiendo confianza, vas mejorando, aprendes a confiar en que puedes hacerlo", contesta el actor malagueño.

Directores primerizos

La película es el debut en la dirección de largometrajes de Clara Bilbao, una directora de vestuario de muchísimo éxito, a la que entrevistamos en este programa esta temporada. ¿Cómo es la relación para un actor con la experiencia de Antonio de la Torre con un director primerizo, con una directora en este caso? "Cada director es como un mundo. La pobre Clara, al ser su primera peli, me sufría más que a lo mejor otros. Con cada director generas una relación y ya con esa relación pues vas lidiando. Te vas buscando la vida como puedes. Algunos directores tienen una personalidad tan marcada que es imposible discutirles nada. Con Clara había días que me decía unas cosas y todo perfecto, pero otros días le discutía, siempre desde la honestidad y desde buscar lo mejor para la peli. Había de todo", cuenta Antonio.

Clara Bilbao y Antonio de la Torre coincidieron en un concurso de cortometrajes en el que De la Torre era jurado y ella presentó un corto: "No sé si la conocí allí, pero hubo un festival de cortos en el que yo era miembro del jurado. Ella presentó un corto que era increíble, irreverente, que se llamaba 'Prohibido arrojar cadáveres a la basura', maravillosamente interpretado por Juan Luis Cano y María Botto. Me pareció una pasada. Yo dije: a este corto hay que premiarlo. Entonces convencí a los miembros del jurado y le dimos un premio. Cuando ella vino a recoger el premio, le dije: 'si alguna vez haces una peli, llámame porque tienes un universo que me flipa'. Ahora, ya no sé si esta fue la primera vez que hablamos o no", recuerda el actor malagueño.

¿Se va a animar Antonio de la Torre a dirigir su primera película? "Me encanta la dirección de actores, lo que pasa es que no tengo ni puta idea de cine. Como no manejo el lenguaje del cine, no me lo he planteado", responde de manera divertida el protagonista de 'Tratamos demasiado bien a las mujeres'.

Josema Jiménez

Josema Jiménez

Periodista de Sanlúcar de Barrameda. Trabajo en la Cadena SER desde 2018. Antes en Hoy por Hoy, ahora...

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00