Carrusel DeportivoCarrusel Deportivo
Fórmula 1

Max Verstappen se defiende de un gran Norris para vencer en Imola, con Sainz quinto y Alonso, 19º

El británico de McLaren apretó en las últimas vueltas y a punto estuvo de hacerse con su segunda victoria

Max Verstappen se defiende de Norris en el GP de Imola de Fórmula 1 / Bryn Lennon - Formula 1

Max Verstappen se vuelve a llevar la victoria en un GP de Fórmula 1, después del pequeño oasis que representó la victoria de Norris en Miami. Sin embargo, no ha sido una victoria fácil sobre un McLaren, el del británico, que lo dió todo en las últimas vueltas y que a punto estuvo de tocar la gloria. Por detrás, Carlos Sainz pagó los errores de estrategia y se queda con la quinta plaza. Alonso partía desde el pit-lane y sólo ha podido terminar 19º en un fin de semana para olvidar.

La salida de Imola y sus largos 800 metros hasta la primera curva estuvieron marcados por el respeto máximo entre todos los pilotos. Verstappen mantuvo la cabeza, seguido de Norris y ambos Ferrari, mientras Alonso esperaba a la salida de todos los pilotos para arrancar la marcha desde el pit-lane. Para el final de la primera vuelta, Alonso ya estaba pegado a la cola del pelotón, con el neumático blando elegido por Aston para intentar escalar por esa zona tan complicada de la parrilla.

Más información

En la cabeza, Sainz empezó a perder décimas con Leclerc al tener que defenderse de un Piastri que había clasificado segundo antes de la sanción y que llevaba todo el fin de semana demostrando un gran ritmo. Alonso se apresuró a librarse de esos blandos para montar gomas duras y empezar a rodar en aire limpio, lo que llevó a algunos pilotos por delante de él a hacer lo propio para protegerse de cualquier posible 'undercut' del asturiano.

Albon hizo saltar las alarmas al reducir dramáticamente el ritmo tras su parada. Las sospechas apuntaban a que una de sus ruedas no estaba bien asegurada, por lo que Albon tuvo que dar una vuelta a muy baja velocidad antes de volver a entrar para subsanar el problema. Más tarde, este incidente le provocaría una sanción de 10 segundos. En la cuarta plaza, Sainz ensanchaba su coche en cada curva para que Piastri no viera el hueco.

A pesar de que el fin de semana había sido complicado para Verstappen, muy incómodo en un Red Bull que sorprendía por lo nervioso, el neerlandés no tuvo grandes dificultades para sacar hasta seis segundos sobre Norris. El británico adelantó su parada ante una degradación sorprendentemente alta, pero cayó detrás de Pérez, que jugaba con estrategia cambiada y que no pensaba parar en el futuro cercano. Por ello, el de McLaren tuvo que ganárselo en la pista y adelantar al mexicano gracias a sus gomas nuevas.

Ferrari estuvo muy lento a la hora de defenderse del pitstop de Piastri. Aunque se había defendido bien en pista, Sainz paraba varias vueltas después y salía dos puestos por detrás del australiano. La gran decepción fue la de un Checo Pérez que ya sumaba casi 30 vueltas con su neumático y no oponía ninguna resistencia para el '81' y el '55' a la hora de ser adelantado.

Con 23 vueltas para el final, las opciones de podio de Ferrari pasaban porque Leclerc se defendiese de un Piastri lanzado a la caza. Sin embargo, como dicen que la mejor defensa es un buen ataque, el monegasco de Ferrari se lanzó a por Norris en la segunda posición y redujo la distancia a menos de un segundo. El Ferrari se agarraba al podio mientras Sainz se quedaba aislado en la quinta posición, sin amenazar a Piastri ni ser amenazado por los Mercedes.

Aunque la carrera había sido muy tranquila hasta el momento, los neumáticos del neerlandés entraron en la zona roja y Norris vio su oportunidad para apretar más que nunca. Para añadir más presión, Verstappen sabía que no podía poner ni una sola rueda fuera de la pista: dirección de carrera ya le había advertido y lo siguiente sería una sanción de 5 segundos. "Estoy empujando todo lo que puedo, gracias", comentaba Norris por la radio con su habitual tono británico. Con tres vueltas, la distancia con la cabeza era de 1,7 segundos.

"La batería está casi vacía", contaba Verstappen con apenas dos vueltas para el final. Red Bull le pedía que cargara la batería y Norris lo daba todo en cada curva, cuchillo entre los dientes, para intentar tener una última oportunidad. Al final, una diferencia de apenas 0.7 segundos, pero suficiente para que el neerlandés mantenga la primera posición y se lleve este GP de Emilia Romaña de Fórmula 1.

Sigue el canal de la SER en WhatsApp
Encontrarás toda la información, el deporte y el entretenimiento: la actualidad del día y las noticias de última hora, los mejores vídeos y momentos de la radio, entrevistas, reportajes y mucho más.

Suscríbete ahora
 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00