Ciencia y tecnología

Hallazgo histórico en el Orinoco: el arte rupestre prehistórico más grande del mundo que buscaba dar miedo

Los investigadores creen que se trata de señales de warning, de aviso a posibles enemigos de que se metían en una zona en la que había que tener "cuidado"

Los investigadores creen que se trata de señales de warning, de aviso a posibles enemigos de que se metían en una zona en la que había que tener "cuidado". / revista Antiquity

Serpientes y ciempiés gigantes y figuras humanas son algunos de los grabados de al menos 2.000 años de antigüedad que han sido encontraron tallados en las paredes rocosas a lo largo del alto y medio río Orinoco en Venezuela y Colombia y que constituyen el arte rupestre prehistórico más grande del mundo. Algunos de los grabados, publica en la revista Antiquity, tienen decenas de metros de largo, y el más grande mide más de 40 metros de largo, y se cree que se utilizaron para marcar las ubicaciones de tribus indígenas prehistóricas. El equipo cree que este es el grabado rupestre más grande registrado en cualquier parte del mundo. Muchos de los grabados más grandes son de serpientes, que se cree que son boas constrictoras o anacondas, que desempeñaron un papel importante en los mitos y creencias de la población indígena local.

Los investigadores creen que se trata de señales de warning, de aviso a posibles enemigos de que se metían en una zona en la que había que tener "cuidado". El autor principal, el Dr. Phil Riris de la Universidad de Bournemouth, explica en un comunicado que "estaban destinados a ser vistos desde cierta distancia. Sabemos que las anacondas y las boas están asociadas no solo con la deidad creadora de algunos grupos indígenas de la región, sino que también se las considera seres letales que pueden matar personas y animales grandes".

Más información

"Creemos que los grabados podrían haber sido utilizados por grupos prehistóricos como una forma de marcar el territorio, haciendo saber a la gente que ese es el lugar donde viven y que se espera un comportamiento apropiado. "Las serpientes suelen interpretarse como una amenaza, por lo que la ubicación del arte rupestre podría ser una señal de que se trata de lugares en los que hay que tener cuidado".

El coautor, el Dr. José Oliver, del Instituto de Arqueología del University College de Londres, asegura que "los grabados se concentran principalmente a lo largo de un tramo del río Orinoco llamado los Rápidos de Atures, que habría sido una importante ruta comercial y de viajes prehistórica. Creemos que los grabados están destinados a ser vistos específicamente desde el Orinoco porque la mayoría de los viajes en esa época se habrían realizado por el río".

Más información

"El Orinoco es generalmente bastante navegable hasta este punto, por lo que habría sido un punto de parada natural. La arqueología nos dice que era un entorno diverso y había mucho comercio e interacción. Esto significa que habría sido un punto de contacto clave, por lo que dejar tu huella podría haber sido aún más importante por eso: marcar tu identidad local y hacer saber a los visitantes que estás aquí".

El equipo de investigación concluye que es vital proteger estos sitios de arte rupestre monumental para garantizar su preservación y estudio continuo, y que los pueblos indígenas de la región del Orinoco son fundamentales en este proceso.

 
  • Cadena SER

  •  
Programación
Cadena SER

Hoy por Hoy

Àngels Barceló

Comparte

Compartir desde el minuto: 00:00