Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 18 de Octubre de 2019

Otras localidades

¿Hay piezas de recambio de coches peligrosas?

¿Recuerdan ustedes el cuento del lobo? Hace unos días, diferentes marcas de prestigio de recambios de coches lanzaban una llamativa campaña con este slogan: “Recambio letal. Elige calidad. Elige confianza”. Dicho así, y  sabiendo que hay copias y falsificaciones de todo tipo de productos, desde medicamentos a piezas de avión, pasando por juguetes o eléctrónica, blanco y en botella: hay amortiguadores, pastillas de freno, faros, discos, etc “piratas” y lo que es peor, peligrosos para la seguridad de los automovilistas. Lo digo porque “letal”, según el Diccionario de la Lengua, es “mortífero”. Y mortífero es “que ocasiona o puede ocasionar la muerte”. ¿Hay entonces piezas  peligrosas para quienes las llevan en su coche? Porque a un taller le ha parecido bien; porque el cliente ha pedido una reparación “económica”; porque  alguien ha preferido ganarse un dinero extra poniendo piezas más baratas… ¿Hay piezas “letales”? ¿Cuáles?¿De dónde vienen? ¿Cómo saben que son peligrosas? Se lo pregunté insistentemente en la entrevista de este domingo pasado en SER Consumidor a Santiago Gayo, portavoz de todas las marcas que han realizado la denuncia, entre ellas, Bosch, Valeo, Brembo, Hella, Varta… Quince en total. Me hizo más quiebros que Messi o Ronaldo, ¿Piezas que se imitan, que se falsifican, cumplen o no los requisitos de calidad ? Balones fuera. Se limitó a decir que “no queremos atacar a ninguna marca”, es que “los fabricantes de recambios de primer nivel se unen para actuar frente a lo que puede convertirse en un problema que trasciende lo económico y comercial, especialmente porque las piezas de dudosa calidad afectan de manera especial a la seguridad y el bolsillo de los ciudadanos”.  Y añaden: “una reparación profesional puede quedar empañada por la recomendación de recambio de dudosa calidad”.

Entonces, ¿ quienes las traen aquí? ¿quiénes las utilizan? ¿Pueden llegar al mercado español simplemente pagando los aranceles correspondientes sin mayores controles? ¿O es una guerra comercial? ¿Se ha utilizado frívolamente el termino ”letal”? ¿Están acusando a fabricantes concretos – sin decir nombres - de fabricar productos de tan mala calidad que pueden ser peligrosos, quizá procedentes de países expertos en las segundas y terceras marcas?

Recuerdo un amago de “guerra” similar iniciado en 2008: la firma Hella – también firmante de esta campaña – dijo en un comunicado oficial  que el 30% de las piezas de recambio del automóvil eran copias, que no contaban “con homologación ni la calidad necesaria”. Con tan mala suerte, que lo publicado fue leído por el Grupo de Delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial de la Comisaría General de la Policía Judicial. Y Hella tuvo que rectificar: “Eran datos inexactos que inducían a error”. ¿De dónde había salido el famoso 30%?

Habrá que saber si estamos en un caso similar. Si no lo aclaran, si no dan datos, si no denuncian los supuestos recambios de mala calidad, “letales”, su mensaje de “sobreaviso” a los usuarios será poco creíble. Y las supuestas piezas se seguirán vendiendo con el regocijo de los usuarios que pagan menos por sus reparaciones, de talleres que pueden hacer precios más competitivos, que hasta sacan más “tajada” en las facturas… No se puede lanzar la piedra y esconder la mano en algo supuestamente tan serio. Porque cuando de verdad denuncien, nos acordaremos del cuento del lobo… Y eso que la filosofía de la campaña, avisar a los usuarios de que hay repuestos de calidades diferentes y que no dejen engañar con falsas “gangas, es loable. Pero,  ¿se imaginan a la marcas alimentarias diciendo que hay alimentos procedentes de no se qué países que son “letales”?

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?