Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 16 de Noviembre de 2019

Otras localidades

Freno al fraude de los SMS Premium

 

Se ha iniciado una investigación para determinar que webs captan suscripciones de forma fraudulenta El gobierno, concretamente la Comisión de Supervisión de los Servicios de Tarificación Adicional (CSSTA),  ha emitido una nota esta misma mañana en la que dice haber “detectado en los últimos meses que se están utilizando páginas web para captar suscripciones fraudulentas de servicios SMS Premium”. Según la misma nota,  en ellas, “los usuarios tienen la sensación de estar en la página de Internet oficial de una determinada marca comercial, y figuran algunas promociones (bonos, descuentos, regalos o promociones, descargas gratis de aplicaciones informáticas, etc.), para acceder a las cuales los usuarios deben introducir su número de teléfono móvil”. A estas páginas se llega a través de enlaces publicitarios (banners) insertados, a su vez, en otras páginas previas.

La trampa está en que, en realidad, el usuario no llega a obtener las promociones que le ofrecen sino mucho peor: ” al introducir el número de teléfono móvil, está contratando en realidad un servicio de suscripción que no desea. Con ello, no sólo no recibe el regalo prometido, sino que comienza a recibir mensajes SMS por los que se le factura”, con precios que normalmente superan el euro, lo que puede suponer, supone de hecho,  auténticas sangrías de las que, para más “inri”, no es fácil darse de baja. Es parte del negocio.

Esta Comisión, integrada por representantes de los ministerios de Industria, Turismo y Comercio, Sanidad, Política Social e Igualdad, e Interior, el Consejo de Consumidores y Usuarios, los operadores de telecomunicaciones y los prestadores de servicios de tarificación adicional, ya acordó el pasado mes de noviembre iniciar una investigación “para determinar si está produciéndose una vulneración del Código de Conducta que regula la prestación de servicios SMS Premium (entre ellos, los de suscripción)”. En éste  Código se prohíbe incitar a la contratación “mediante información falsa, inexacta, ambigua o exagerada”, algo que es bastante habitual y que, sorprendentemente pilla por sorpresa ahora a la citada Comisión.

El caso es que ayer, tras analizar los primeros resultados de la investigación, la Comisión abrió 11 expedientes. Y se anuncia que de  constatarse el uso fraudulento de marcas comerciales, “se decretará el cierre de los números que se están utilizando para la captación no consentida de servicios de suscripción”.

Dicho esto, cabría preguntarse:  si usuarios, medios de comunicación, programas como SER Consumidor y asociaciones de consumidores vienen denunciando desde hace no meses, sino años, estos casos de engaños a los consumidores, ¿por qué no ha actuado antes desde la Administración, desde las administraciones? ¿Qué va a pasar con todos los miles y miles de usuarios que han sido engañados en los últimos meses, años? CEACCU, Confederación de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios,  que ha pedido en muchas ocasiones que el acceso a este tipo de prestaciones se realice por un sistema de “opt-in” (contratación expresa), ha dicho “que la regulación legal del mismo es urgente, dada la magnitud alcanzada por estos fraudes y la pasividad de la Administración”. Y aporta este dato: Tras 1.606 reclamaciones por fraudes en servicios SMS Premium, únicamente se retiraron siete números en un año.

Estos días se ha conocido también que Telefónica ha tomado medidas para poner precisamente freno a los SMS Premium. A partir de ahora será necesario un documento firmado y una fotocopia del DNI  para darse de alta en estos servicios. Un dato: el 7% de las reclamaciones que recibe Telefónica son por éste tipo de prácticas. Es muy tarde, pero nunca es tarde para que unos y otro, por fin, decidan atajar un problema que afecta a millones de usuarios. Parece obvio que hay que poner mucha más carne en el asador para   erradicar  éste fraude. Recomendaciones para evitar “sorpresas”  Para evitar que los usuarios se suscriban a estos servicios de forma inadvertida, y sin desearlo, el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo hace estas recomendaciones: La contratación de la suscripción requiere siempre la introducción del número de teléfono móvil en la página de Internet. Tras ello, se recibe una clave en el móvil que debe volver a insertarse en la página. En caso de que se vaya a realizar esta operación, es conveniente leer detenidamente las condiciones de la suscripción (la “letra pequeña”) que suele figurar abajo de la página (y debe incluir un aviso de que se trata de un servicio de suscripción). En caso de existir dudas acerca de si la oferta es o no verídica, conviene ponerse en contacto con el servicio de atención al cliente de la marca comercial de que se trate. Si a pesar de todo la suscripción se realiza y el usuario comienza a recibir mensajes SMS no deseados en su teléfono móvil, el usuario puede cancelar su suscripción enviando un mensaje con la palabra “BAJA” al mismo número del que proceden.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?