Últimas noticias Hemeroteca

SER Historia: 'Reinhard Heydrich'

Es sobradamente conocido como uno de los malvados simbólicos del siglo XX, una figura aterradora incluso dentro del contexto de la élite nazi

Coche de Heydrich tras su asesinato en Praga en 1942

Innumerables documentales de televisión, estimulados por la fascinación por el mal, han ofrecido opiniones populares sobre su intrigante vida, y no faltan tampoco relatos sensacionalistas sobre su asesinato en 1942 y la ola de violencia vengativa nazi sin precedentes que culminó con la destrucción de la localidad bohemia de Lidice. Quizás la operación de servicios secretos más espectacular de toda la Segunda Guerra Mundial, la historia de la Operación Antropoide y sus violentas secuelas han alimentado la imaginación popular desde 1942, proporcionado el telón de fondo para el Lidice de Heinrich Mann (1942), Los verdugos también mueren, de Bertold Brecht (1943) y la novela recientemente ganadora del Premio Goncourt HHhH, de Laurent Binet (2010).

La continua fascinación popular por Heydrich puede explicarse fácilmente. Aunque apenas tenía treinta y ocho años en el momento de su muerte violenta en Praga en junio de 1942, había acumulado tres posiciones clave dentro del imperio de Hitler que se expandía con rapidez. Como jefe del vasto aparato de la policía política y criminal nazi, que se fusionó con el poderoso servicio de inteligencia de las SS -el SD- en la Oficina Central de Seguridad del Reich (RSHA) en 1939, Heydrich comandaba un importante ejército en la sombra de oficiales de la Gestapo y el SD que fue el responsable directo del terror nazi en Alemania y los territorios ocupados. Como tal, estaba también a cargo de los infames grupos móviles de operaciones de las SS, las Einsatzgruppen, durante las campañas contra Austria, Checoslovaquia, Polonia y la Unión Soviética. En segundo lugar, en septiembre de 1941, Hitler nombró a Heydrich Protector del Reich de Bohemia y Moravia, una posición que lo convirtió en el indiscutible gobernante de las antiguas tierras checas.

Los ocho meses de su gobierno en Praga y las consecuencias de su asesinato aún se recuerdan como la época más oscura de la historia checa moderna. En tercer lugar. Hermann Göring, el segundo hombre más poderoso de la Alemania nazi, dio instrucciones a Heydrich para que encontrase y pusiese en marcha una "solución total de la cuestión judía" en Europa, una solución que culminó en el verano de 1942 con el asesinato indiscriminado y sistemático de los judíos de Europa. Con estos tres cargos, Reinhard Heydrich representó indudablemente un papel central en el complejo sistema de poder del Tercer Reich.

Sin embargo, a pesar de su gran cuota de responsabilidad en algunas de las peores atrocidades cometidas en nombre de la Alemania nazi y el continuo interés por parte tanto de historiadores como del público en general respecto a la dictadura de Hitler, Heydrich sigue siendo una figura notablemente ignorada y singularmente nebulosa dentro de la amplia literatura dedicada al Tercer Reich.

En su biografía Heydrich, el verdugo de Hitler, de Robert Gerwarth y publicada por La Esfera de los Libros, el autor dibuja un retrato preciso y completo de un hombre al que aquellos que le conocieron denominaron como el «joven y malvado dios de la muerte» del Tercer Reich, la «personalidad más demoníaca de los mandos nazis», impulsada por una «inhumanidad que no tenía en absoluto en cuenta a aquellos que liquidaba» o un hombre furiosamente ambicioso, con una «percepción increíblemente aguda de la debilidad moral, humana, profesional y política de los demás». Alguien con un inusual intelecto que «se veía igualado por los instintos siempre vigilantes de un depredador», que «en medio de una manada de feroces lobos, debe siempre demostrarse a sí mismo que es el más fuerte».

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?