Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 28 de Febrero de 2020

Otras localidades

Pobreza energética y ¡pobreza hídrica!

Luz 668Escuchaba el otro día al Presidente de UNESA, la patronal eléctrica, quitarse de encima el “muerto” de la pobreza energética ­ más de cuatro millones en nuestro país - con la frialdad del gestor que, ajeno absolutamente a lo que afecta a una parte de sus clientes, únicamente mira la cuenta de resultados de sus empresas, los números. El ejemplo de que detrás de cada cliente que consume y paga ­ la mayoría ­ solo hay un número de no sé cuántas cifras que es muy interesante hasta que pasa a ser un usuario de su “cuadra”; interesante solamente por pagar cada mes los recibos correspondientes y un problema cercano a la “mierda” en el momento en el que, por lo que sea, enfermedad o pérdida de trabajo, deja de pagar.

Ellos, las industrias, consideran ­ y no con poca razón - que son los poderes públicos los que deben solucionar este problema. Sí, quizá no es su responsabilidad; al menos no son los que, de forma única, deban resolver el grave problema de millones de familias. Pero, pregunto: ¿se podría hacer algo más por su parte desde negocios que no están precisamente en la ruina? Sobre todo teniendo en cuenta que una de las causas fundamentales del aumento de la pobreza energética tiene su origen en la espectacular subida de la luz y las condiciones leoninas para conseguir el grifollamado “bono social”. Hay moratorias. No he oído todavía pronunciarse a ningún alto directivo de los responsables del suministro de aguas en nuestro país, que tienen un problema similar con millones de usuarios sin agua. Seguramente, los mismos que no tienen para pagar la luz, también están sumidos en la misma pobreza hídrica que no les permite dar al grifo ni tan siquiera para algo tan básico para el ser humano como beber agua. Y ojo que el problema es también muy serio: se calcula que cada año hay 500.000 usuarios que ven como las compañías que les suministran agua les cierran el grifo. Y cifras de cortes que crecen, alrededor del 30% más que hace solo cuatro años. Únicamente algunos municipios y colectivos están poniendo “parches” puntuales a problemas concretos, pero evidentemente no es la solución. Se necesita una solución global.

Tampoco es seguramente un problema de las compañías, pero tampoco es menos cierto que alguna vez las empresas podrían dejar de tratar a sus clientes como “números”. Sí, es una solución fundamentalmente de las administraciones, pero me gustaría saber cuánta inquietud factura, luz, IVAsobre estos problemas de unos ­ los de la pobreza energética - y otros ­ pobreza del agua - han trasladado en los últimos meses a las administraciones una inquietud, una alternativa, una propuesta para buscar una solución... Estamos ante un problema vital para poder sobrevivir en las peores condiciones, incluso para personas mayores, enfermos, niños. No vale dejarlo en manos de unas ONG’S sin medios y quitárselo de encima como cualquier expediente más. No debería valer el que “no paga, a la calle”. El problema es que hasta el Parlamento ya rechazó alguna propuesta buscando soluciones, alternativas. Es un desprecio absoluto de todos, una falta de insensibilidad, una muestra más de que esta sociedad a veces huele a mierda...  

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?