Últimas noticias Hemeroteca

Tipulario, cénzalo, cínife, zancudo... o también se conocen como "mosquitos" | 09-02-2016

Entre otras funciones, son alimento de otros insectos, arácnidos y peces, y su desaparición podría traer consecuencias graves en los ecosistemas.

¿Qué les sugieren las palabras "Tipulario", "Cénzalo", "Cínife", "Zancudo"...? De acuerdo... Les daré una pista...

Pues sí, las palabras tipulario, cénzalo, cínife y zancudo se refieren a los conocidos comúnmente como "mosquitos".

Estos pequeños insectos miden alrededor de 15 mm y existen unas 3.500 especies en todo el mundo, y solo unos cientos pican al ser humano. Seguro que más de una noche de verano la ha pasado en vela intentando encontrar al mosquito que le zumba en la oreja...

¿Qué hace en ese momento? Quizás sea de los que hasta que no lo mata, no para... O, por el contrario, ¿es usted es una persona precavida? O, se rinde al enésimo intento y prefiere dormir sin más.

En este caso, es probable que a la mañana siguiente se encuentre con una o varias picaduras que le recordarán al pequeño y adorable insecto y ese será el momento en el que la publicidad consigue su objetivo.

Pero, ¿por qué pican a unos más que a otros?Lejos de la leyenda de la dulzura (o amargura según la persona) de nuestra sangre, hay estudios que aseguran que esto depende de la cantidad de dióxido de carbono que expulsamos. Es decir, si usted hace ejercicio, está embarazada o es alta, debe saber que expulsa más CO2 y los mosquitos interpretan que hay sangre fresca.

Una vez que ha subcionado sangre, desova en el agua, y con una temperatura adecuada se terminarán desarrollando hasta ser larvas, después crisálidas y finalmente adultos. Normalmente comienzan a aparecer los mosquitos entrada la primavera, pero con las suaves temperaturas del cambio climático esto está cambiando y no sería extraño que usted ya se haya topado con alguno.

Precisamente donde sí están presentes últimamente estos insectos es en los informativos. La reciente aparición del virus ZIKA en el continente americano y su transmisión a través de los mosquitos vectores ha puesto en alerta la salud internacional. Además del ZIKA estos dípteros transmiten otras enfermedades como la malaria, el dengue, el chikunguña... enfermedades para las que, de momento, no existen vacuna, aunque sí prevención.

Hemos hablado con la doctora Mar Faraco, vocal de la Sociedad Española de Medicina Tropical y Salud Internacional, que trabaja en un centro de vacunación internacional, allí informa de las vacunas y las medidas de prevención que se deben adoptar si se viaja a zonas tropicales:

Afortunadamente, de las 3.500 especies existentes, cada uno necesita unas carácterísticas ambientales concretas, y solo unas 150 transmiten enfermedades, el resto son mosquitos molestos. Así nos lo cuenta la doctora Faraco.

Un mosquito infectado puede trasmitir la enfermedad que porta a sus huevos, pero lo fundamental es acabar con los brotes.

Un artículo publicado en el periódico argentino La Nación, recoge las declaraciones de Hernán Solari, docente del Departamento de Física de la Facultad de Ciencias Exactas y Naturales de la Universidad de Buenos Aires. Considera que lo ideal sería procurar que los mosquitos estuvieran sanos, es decir, que los humanos no portásemos enfermedades infecciosas. Por su parte, la doctora Faraco lo considera una utopía.

¿Qué consecuencias tendría eliminar las especies de los mosquitos vectores? Estos seres vivos cumplen una funciones imprescindibles en los ecosistemas:

1. Cuando los mosquitos se alimentan a través del néctar de las plantas, cumplen la función imprescindible de polinizar las plantas.

2. Las larvas facilitan la descomposición del suelo y su ausencia puede afectar al crecimientos de las plantas por falta de nutrientes.

3. Los mosquitos son alimento principal de muchas aves, entre ellas las migratorias, y también de otros insectos, arácnidos y repites. Además las larvas alimentan a los peces y si desaparecieran por completo tendría consecuencias graves en la cadena alimentaria de estos animales y sus depredadores.

¡MAMBO!

Por lo tanto, un mundo sin mosquitos vectoriales, sería mucho más seguro para los humanos, y aunque por fuerza, los ecosistemas terminarían adaptándose a la nueva situación, serían muchas las especies que sufrirían su desaparición.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?