Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 20 de Octubre de 2019

Otras localidades

Greenpeace denuncia mutaciones en la flora y la fauna japonesas tras Fukushima

La organización asegura en un comunicado que ha detectado radiación en árboles y mutaciones hereditarias en ejemplares autóctonos de la zona cinco años después del desastre

El grupo ecologista Greenpeace denuncia que, cinco años después del accidente nuclear de Fukushima, se han detectado mutaciones en plantas y animales de la zona. La organización ha hecho público en su página web un comunicado a pocos días del aniversario del desastre.

El informe sirve de estudio sobre el impacto medioambiental que arrastró el accidente a la zona, donde investigadores científicos han encontrado "altas concentraciones de radiación en hojas de cedro y en el polen", según recoge el documento. En cuanto a la fauna, Greenpeace denuncia que existen "mutaciones hereditarias" en las mariposas azules, ejemplar muy común en Japón; así como daños en el ADN de gusanos.

Los ecologistas también informan de que se han reducido en gran medida el número de ejemplares de 57 especies de aves y que hay altos niveles de contaminación por cesio en peces destinados al consumo humano.

Greenpeace considera que estos daños tardarán décadas en repararse y estima que el flujo de radiactividad entre la tierra y el mar podría durar hasta 300 años. El grupo arremete, además, contra el gobierno nipón y la empresa TEPCO porque, dicen, optó por inyectar "toneladas de agua de mar" para evitar la fusión de los núcleos de los reactores. "En los cinco años que han pasado, más de un millón de toneladas de agua han sido bombeadas, lo que ha dado lugar a una crisis de agua radiactiva única en su escala". Los ecologistas reprochan a Abe y su equipo que para ellos prime más levantar la mayor parte de las órdenes de evacuación en marzo de 2017 que "poner a los ciudadanos a salvo".

El desastre de Fukushima originó 9 millones de metros cúbicos de residuos nucleares que se encuentran actualmente dispersos en, al mmenos, 113.000 localizaciones, según datos de Greenpeace. Además, provocó la evacuación de unas 160.000 personas de la zona y afectó gravemente a la agricultura, ganadería y pesca local. Fue la peor catástrofe desde Chernóbil (Ucrania).

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?