Lunes, 10 de Agosto de 2020

Otras localidades

LA FIRMA DE IÑAKI GABILONDO

Estatua de sal

Los miedos, miedos a Podemos, miedos al ‘brexit’, dan la victoria al estabilizador. Uno de cada tres votantes ha votado al PP

Estatua de sal

El PP ha ganado. Rajoy ha ganado. Gana Rajoy en tiempos de incertidumbre porque su partido actuó de flotador. Los miedos, miedos a Podemos, miedos al ‘brexit’, dan la victoria al estabilizador. Uno de cada tres votantes ha votado al PP. Está claro que todo se estabiliza, aunque de paso se estabiliza la precariedad, la desigualdad y se estabiliza la corrupción. Que nadie se atreva nunca más a denunciar los comportamientos indignos en la política. La candidatura que encabezaba Jorge Fernández en el PP de Barcelona ha ganado un escaño.

En el pulso entre el ‘establishment’ socialista y Pedro Sánchez ha ganado Sánchez. Sale reforzado porque ha aguantado mientras caían algunos de sus enemigos barones. Y Susana baja, espero, del olimpo en el que se había instalado con demasiada impaciencia. Pedro Sánchez tenía tres desafíos: su datos, Podemos y Susana Díaz. Ha perdido el desafío del dato porque no ha ganado al PP, sino que ha sido claramente derrotado. Pero ha ganado los otros dos desafíos: el desafío contra Podemos, importantísimo, y el desafío interno contra quienes criticaban su manera de entender las cosas, y concretamente sobre Susana Díaz.

La socialdemocracia, vieja o nueva, y el comunismo, viejo o nuevo, llevan décadas de enfrentamiento feroz. Podemos creyó haber resuelto el gran contencioso con un par de piruetas, pero se equivocó. Podemos, supongo, habrá aprendido una cosa: que aún tiene mucho que aprender. Unidos Podemos, el título no fue verdad. Unidos no solo no pudieron sino que restaron.

Y por lo que se refiere a Ciudadanos, está claro que ha quedado en esa tierra de nadie, acabando ya definitivamente la ilusión de que podía venir a constituir una, a modo de UCD, alternativa al PP. Parece que ha sido visto más bien como un apéndice del PP que, al llegar el actual momento de los órdagos a la grande, han devuelto la victoria al PP.

Debe estar contento Mariano Rajoy, pero desde luego está claro que sale reforzada esta política chiquitita, pequeña, la política de las precariedades, la política de la pequeña contabilidad. La satisfacción del PP, la satisfacción de esta sociedad tranquilizada, es a mi juicio una victoria de lo viejo, una victoria de lo asustado, una victoria de lo que no se atreve a mirar el futuro con los ojos abiertos.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?