Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 06 de Diciembre de 2019

Otras localidades

Bankia: un desastre anunciado

Los españoles vimos cómo en otros parlamentos europeos, el alemán por ejemplo, se discutía sobre el dinero que ponían ellos en nuestro rescate y a nosotros nos privaron de las explicaciones

Esta mañana por fin se aprobará en el Congreso de los Diputados la comisión de investigación sobre la crisis bancaria y el rescate de las cajas de ahorro en España. Rescate financiero que se realizó mediante decreto ley sin un pleno del Congreso, sin más explicaciones públicas que la evidencia que se iba imponiendo en nuestras vidas tras el derrumbe de Bankia: había que pagar entre todos el desastre.

Los españoles vimos cómo en otros parlamentos europeos, el alemán por ejemplo, se discutía sobre el dinero que ponían ellos en nuestro rescate y a nosotros nos privaron de las explicaciones sobre el dinero que poníamos cada uno. Han tenido que pasar cinco años para que un Congreso de los Diputados, que no se parece en nada al de entonces, ponga en marcha la comisión de investigación.

Y hoy les ofrecemos el relato del hundimiento de Bankia y las señales de alarma que dieron antes, mucho antes, los inspectores del Banco de España sobre las fragilidades de Caja Madrid. Con el contenido literal de los informes de supervisión que avisaban y avisaban del peligro de los créditos sin garantía y la morosidad disparada. Señales de alarma en el 2004, en el 2006. Y en el 2009, cuando estaba desatada la batalla feroz en el PP por el control de Caja Madrid, con Esperanza Aguirre y un Rajoy en el alero entonces, disputándose poner a alguien de su confianza como presidente de la Caja. Ganó Rajoy y puso a Rato.

Mientras esa batalla se libraba en los despachos, año 2009, los inspectores aportaban incluso una cifra aproximada del riesgo en un informe por escrito: 22.915 millones de euros. Era el año 2009. En el 2012 se pidió para Bankia 22.429 millones de dinero público para salvar a la entidad. Prácticamente la cifra del riesgo que señalaban los inspectores tres años antes. Y en medio, la salida a bolsa calificada también dentro del Banco de España como un error antes de que se produjera.

Pero además les ofrecemos un testimonio inédito. El del entonces gobernador del Banco de España, el ahora imputado Miguel Ángel Fernández Ordóñez, en su declaración ante el juez Andreu. Es la respuesta a la pregunta que hoy todavía muchos se formulan. ¿Por qué el supervisor no paró toda aquella locura? “El Banco de España trata de que uno vuelva cuando se sale del carril. Desgraciadamente hay gente que no cambia”.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?