Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 31 de Marzo de 2020

Otras localidades

CORONAVIRUS | Minuto a minuto CORONAVIRUS | Minuto a minuto Las últimas noticias sobre el coronavirus en el mundo
LA OPINIÓN DE FRANCINO

El otro Escobar

Juan Pablo Escobar, hijo del narcotraficante Pablo Escobar, renueva su compromiso con la paz y también sus esfuerzos a través del relato para que la historia no se repita

Seguramente muchos de ustedes recuerden el cabreo que agarró el gobierno colombiano por un anuncio estas navidades en la Puerta del Sol, en Madrid, donde Netflix promocionaba su desembarco en España con un cartel gigante de la serie 'Narcos' y la frase “blanca Navidad”, en alusión al color de la cocaína. Yo entiendo ese cabreo, porque a nadie le gusta que aireen sus trapos sucios, pero aplaudo el ingenio del anuncio y recuerdo, además, que la historia de Colombia incluye –para su desgracia- un capítulo terrible y sangriento donde el narcotráfico llegó a poner en jaque al estado; un poco lo que le está ocurriendo a México en los últimos años.

Por eso me parece muy importante –más allá de series de televisión o de literatura- cualquier aproximación a la realidad de lo que sucedió en Colombia en los años duros del narco. Y nadie mejor para hacerlo que alguien que lo vivió en primera fila. Hoy hemos invitado a la ventana a Juan Pablo Escobar, hijo del tristemente célebre Pablo Escobar, jefe del cártel de Medellín y a quien se le atribuyen no menos de 3.000 asesinatos. Juan Pablo acaba de publicar un segundo libro sobre su padre, que incluye revelaciones muy valiosas sobre cómo se hacían negocios, sobre cómo se había infiltrado el dinero del narcotráfico en la policía, en la política, en las instituciones...da detalles de reuniones, de peleas, de asesinatos; incluso aporta datos nuevos sobre algún atentado.

Pero lo más relevante –al menos para mí- es que Juan Pablo Escobar renueva su compromiso con la paz y también sus esfuerzos a través del relato para que esa historia no se repita. Él tenía todos los números para coger el relevo de su padre, ¿por qué no?...además, por lo que ya contaba en su libro anterior, Pablo Escobar no fue un mal padre ni mucho menos. Pero era un criminal…y no de ficción, no de película ni de serie, sino real, muy real. Y su hijo tiene que pelear ahora para que nadie le convierta en un icono, ni quiera imitarle.

Desde luego la vida es caprichosa repartiendo cartas, pero encontrarte con alguien que tiene las narices de romper la baraja…a mí, personalmente, me reconforta mucho.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?