Últimas noticias Hemeroteca

Viernes, 28 de Febrero de 2020

Otras localidades

Fraude hamburguesas: ¿Dónde están los controles de calidad?

Jesús Soria reflexiona sobre la eficacia de los sistemas de vigilancia

Seguramente vivimos la época en la que más hamburguesas comemos los españoles. Los locales especializado en esta comida americana se han puesto de moda, nacen como setas y aprovechan el tirón de un producto que gusta y que no cuesta mucho. Aunque, en realidad, no se trata más que de carne picada. Es un buen negocio. Todas iguales, con “toques” en sus elaboraciones que tampoco tienen mucho de creatividad. Simplemente, mejor o peor carne.

Pero luego está el consumo “casero”, que también vive un auténtico boom. Por eso es fácil encontrar ofertas en muchos establecimientos de hamburguesas de “elaboración casera”, que además del nombre, de caseras tienen poco. Elaboraciones que, por sus riesgos sanitarios, los expertos piden ciertas precauciones a la hora de adquirirlas y consumirlas por la poca “vida” que tienen. Y no solo por su conservación, sino por esas “mezclas” que se han detectado a veces, por ejemplo, con carne de caballo no incluida en el etiquetado…

Pero hay quien no parecía estar contento con anteriores fraudes. La Guardia Civil ha dado a conocer estos días la operación “catering”, que no es otra cosa que la presunta estafa en productos cárnicos ultracongelados - hamburguesas y albóndigas – que parece se vendían como de vacuno en cientos de establecimientos de todo el país cuando en realidad llevaban buena parte de carne de cerdo, soja y pan. De vacuno, un 25%. Que no es lo mismo.

El caso ya está en manos de un juzgado de Burgos, pero a falta de lo que salga de las averiguaciones judiciales, a mí me surgen muchas dudas. Y no solo por lo que dice la empresa: se trata únicamente de un fallo en el etiquetado.

Si los primeros en detectar el fraude han sido la benemérita, ¿dónde estaban los servicios de inspección de la comunidad autónoma correspondiente? ¿Dónde estaban sus controles sanitarios? Si, como parece, también la comunidad de Castilla-León detectó el fraude hace tiempo, ¿alguien sabe de algún aviso a la población para avisar del mismo y alertar de que le estaban estafando? Y hay más: ¿Ninguna de las empresas a las que suministraban la carne había detectado el fraude? Si es así, ¿dónde están los propios controles de calidad de los que tanto alardean unos y otros?

No estamos solo ante un evidente fraude al consumidor, que pagaba cerdo, soja y pan a precio de carne de vacuno. Estamos también ante un presunto fraude contra la salud pública pues hay consumidores que probablemente han podido consumir hamburguesas con componentes que no deberían. Por ejemplo, a los celiacos.
Nos alegramos de que “catering” esté ya en manos de la justicia, pero eso no debe alejarnos de otra realidad: ¿Funcionan de verdad, con todas las garantías, los controles alimentarios?

Está muy bien lo del autocontrol empresarial, del que siempre he tenido muchas reticencias, pero como es obvio que siempre hay “piratas” que quieren hacer grandes negocios a costa de los consumidores, no sobraría mirar de verdad, en profundidad, qué está fallando para que, de tarde en tarde, es verdad, aparezcan estos brotes que ponen de alguna manera en entredicho las garantías sanitarias de lo que comemos.

Porque hay una cosa obvia: cuando alguien quiere hacer una faena, la hace.

 

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?