Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 24 de Agosto de 2019

Otras localidades

La diabólica virtud del Club del Río

  • El colectivo madrleño llena La Riviera tras la publicación de su tercer disco: 'Sustancia'
  • Escucha la entrevista y disfruta de la interpretación de 'Solo por un instante' en la terraza de la Cadena SER

Los madrileños Club del Río acaban de publicar su tercer disco, Sustancia (El Volcán), un trabajo en el que exploran sin complejos —y con colaboraciones como las de Öve Larsson, Tomasito o Faneka— casi todos los géneros de la música popular de los últimos 100 años: folk, country, soul, blues, música coral...

Pese a la similitud de sus nombres, aseguran que aún nadie les ha pedido que toquen la Macarena de Los del Río. Pero sí han tenido que ceder ante sus fans y volver a incorporar Lunes, su primer hit, al repertorio de los directos.

Hace unos días llenaron la sala La Riviera de Madrid y, sin demasiado tiempo para descansar, se plantaron en el festival Interestelar de Sevilla. Un exitoso ajetreo que les ha impedido ver la retransmisión de la boda real entre Harry y Megan, perdiéndose una versión gospel del Stand by me muy cercana a su querencia por la música espiritual: "Escuchamos discos gospel y hasta intentamos buscar rarezas de grupos que hacían música a capela. ¡Somos muy fans de todo eso!".

Muchas de sus influencias se centran en las décadas de los 60 y los 70, pero el hecho de ser un grupo —o un colectivo— formado por siete músicos refuerza su eclecticismo. Una forma de entender la música que se nota en el tropicalismo de Bahama Mamma, la intimidad acústica de Remedios o el virtuosismo instrumental de Diablo, tema del que han extraído el título del disco y en el que, según cuentan, invocan el mal para tenerlo controlado y que no aparezca por sorpresa.

Sus letras son algo crípticas, pero desprenden sensación de reposo, optimismo y profundidad. En Somos uno, por ejemplo, cantan: "No te olvides de ellos, los que viven despacio, están buscando entre las llamas el fuego que no quemará".

Club del Río es una rara avis dentro de la escena indpendiente española. Una saludable mutación que presume de compartir orilla con Oso Leone, Hermanos Cubero, Soleá Morente o Joe La Reina —con quienes comparten local de ensayo— y que, sin hacer mucho ruido, ya lleva casi un lustro repartiendo carnets de socio.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?