Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 23 de Febrero de 2020

Otras localidades

La Script: Lo mejor y lo peor del Festival de Venecia

Pasado el primer fin de semana, en La Script, hacemos balance todo todo lo que hemos visto hasta ahora, con Roma de Cuarón como gran favorita y con Gudagnino creando ambiente con su Suspiria

Es una de las ediciones más espectaculares de los últimos años del Festival de Venecia, tanto por los nombres de grandes cineastas que presentan sus últimas películas, como Guadagnino, Mike Leigh, los Coen, Greengrass; como por las estrellas como Lady Gaga, Emma Stone o Bradley Cooper. Además, destaca la presencia latinoamericana en la Mostra. Hay dos directores mexicanos, un argentino fuera y una de las estrellas de este primer fin de semana ha sido un expresidente latinoamericano.

José Mujica, expresidente de Uruguay, tiene dos cintas que hablan de su vida. Una es la coproducción española uruguaya La noche de 12 años, de Álvaro Brechner, presentada en la sección Horizontes, que cuenta los años de prisión y tortura del expresidente uruguayo José Mújica y que interpreta Antonio de la Torre.

La película se centra en las vivencias de tres activistas tupamaros, jóvenes contrarios a la dictadura uruguaya desde el golpe de estrado del 73 al 85. Contaba  De la Torre las razones por las que Mujica dio el visto bueno al proyecto. "Por la causa, porque es una persona con cero ego, es un estoico", describía el actor.

Los cinéfilos más modernos y toda la crítica italiana llevaban esperando el pase de Suspiria, el remake del clásico del terror italiano que dirigió Darío Argento, y que ahora ha versionado, a su manera, Luca Guadagnino, director de Yo soy el amor o Call me by your name. Una película abucheada y aplaudida a partes iguales, una propuesta extrema y libre, muy estética, como todo el cine de Guadagnino, que abandona sus toques greco romanos, para lanzarse a la sangre y al rojo y a la estética de la Alemania del este en los 70 donde está ambienta la película.

El ambiente de esta Mostra es de júbilo, Venecia tienen glamur y cine de autor. En lo primero, la reina ha sido Lady Gaga que el viernes vino a presentar la nueva versión del clásico Ha nacido una estrella, que en su día hicieron Judy Garland y Barbara Streinsad y en el que la cantante se pone a las ordenes de Bradley Cooper que debuta en la dirección y también protagoniza.

Otras estrellas deslumbrantes han sido Damien Chazelle y Ryan Gosling que inauguraron el festival con First Man, un biopic íntimo del austonauta que pisó la luna por primera vez, Neil Amrstrong. Película acogida de manera muy diferente en USA y en Europa. La crítica norteamericana está encantada con esta recreación de la que podría ser la primera fake news de la historia; mientras los cinéfilos europeos muestran sus reticencias a una magnífica puesta en escena, pero a un mensaje excesivamente patriótico y convencional en tiempos de Trump. Precisamente, sobre eso le preguntaban a Ryan Gosling en la rueda de prensa.

"Anuncio que soy canadiense y a lo mejor eso me afecta a favor de Estados Unidos", bromeaba el actor de La la land. "No, en serio, creo que este evento que retratamos se vivió en su momento como un logro de la humanidad y no solo de un país. Tampoco creo que Damien Chazelle pueda aportar mucho porque es mitad canadiense y mitad francés".

En la sección oficial, por el momento, la película que más ha gustado y que tiene toda la pinta de llevarse premio es Roma de Alfonso Cuarón. Es una película de autor, rodada en blanco y negro, en la que el director mexicano ha recreado sus memorias de niñez en la casa desu familia, una familia burguesa del barrio de Romaen México DF. La mirada del relato se centra en la empleada de la casa, una joven indígena, que habla mixteco. 

Es una película compleja ambientada en 1971, donde la historia personal se insterta en unos acontecimientos políticos que determinaron la política mexicana, como fue la matanza del Corpus Christi o la de la Plaza de Tlatelolco, donde paramilitares entrenados por el gobierno y la CIA mataron a más de 200 estudiantes, que se manifestaban como eco del Mayo francés.

Roma es una película de Netflix, platagorma que ha traído a Venecia todo un cargamento de títulos que no pudieron estrenarse en el festival de Cannes. A la cinta de Cuarón, se suma la de los hermanos Coen, The Ballad of Buster Scruggs. Una película que iba a ser serie y que ahora venden como antología italiana sobre el western. Una cinta deslabazada e irrugular, lejos del mejor cine de los directores de Fargo

Otra de las películas que ha gustado mucho y que podría colarse en el palmarés es La favorita, del griego Yorgos Lanthimos. Un director que ha cambiado su estilo, cruel y austero, el de Canino o en Langosta, a esta historia de época que trata de dos mujeres, Emma Stone y Rachez Weisz, que compiten por ser las favoritas de la reina Ana Estuardo, la primera monarca del Reino Unido.

Lanthimos definía este drama de época como una historia sobre cómo lograr el poder, ya que durante este reinado comenzó el bipartidismo británico, que queda evidenciado en las luchas entre estas dos mujeres buscando los favores de la reina para influir en la política del país en plena guerra de sucesión española. El director se aleja de la parte política y se centra más en las manipulaciones de la corte, algo con algunas similitudes con la política de hoy:

"La película parece muy actual porque tal y como está estructurada hay muchos detalles que el público puede ubicar en aquel periodo histórico específico, pero teníamos muy claro desde el principio que queríamos que evocara situaciones similares sobre políticos centemporáneos", decía Lanthimos que sacaba pecho aquí en Venecia de haber hecho su película más accesible y también una historia con tres mujeres protagonistas y en el poder, algo poco habitual en el cine y en la realidad.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?