Jueves, 16 de Julio de 2020

Otras localidades

La mirada de Xosé Hermida

Las cloacas

No resulta tan fácil sellar una cloaca. Ocurre a menudo que las filtraciones más pestilentes se prolongan durante mucho tiempo

Vivimos sobre la inmundicia. Por debajo de las calles que pisamos en nuestras ciudades hay un submundo fétido, un conglomerado de desperdicios. Sin ese vaciadero, nuestras alamedas nunca estarían limpias, los semáforos no funcionarían correctamente y los buses nunca serían puntuales.

Al estado, según dicen, le sucede lo mismo. Para que puedan resplandecer sus servicios parece que es necesario mantener unas cloacas. Esas cloacas del estado que cuentan que manejaba a su antojo el ya célebre comisario José Manuel Villarejo.

Lo peor de los sistemas de acumulación de residuos es cuando se vuelven obsoletos y hay que clausurarlos. Y ahí tenemos el ejemplo de Villarejo. Fue durante muchos años un perfecto vertedero de inmundicias para diversos gobiernos hasta que el año pasado se clausuró el basurero y Villarejo ingresó en la cárcel.

Pero no resulta tan fácil sellar una cloaca. Ocurre a menudo que las filtraciones más pestilentes se prolongan durante mucho tiempo.

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?