Últimas noticias Hemeroteca

Lunes, 16 de Septiembre de 2019

Otras localidades

Borja Golán: "En un campeonato del mundo tuve que pagar 20 libras por un masaje"

El gallego relata en Acento Robinson cómo llegó a ser bicampeón de Europa y quinto del mundo de squash sin recursos

Imagine a un futbolista de Pakistán, donde el fútbol es un deporte más que residual, a la altura de Cristiano, Messi, Hazard y Neymar. Este caso es real, aunque el futbolista es en realidad un jugador de squash, que no es de Pakistán sino español, gallego, pero que ha llegado a estar entre los cinco mejores del mundo creciendo en un país donde el squash fue un deporte que las élites disputaban allá por los ‘80 y después de aquello cayó en el más absoluto de los olvidos.

Su nombre es Borja Golán, un gallego, que sin entrenador, ni fisioterapeuta ni jefe de prensa ha llegado a ser dos veces campeón de Europa y quinto del mundo en un deporte donde mandan con mano de hierro egipcios, pakistaníes e ingleses. "Aunque no he dispuesto de medios, soy un afortunado por haberme podido dedicar al deporte profesional durante 18 años", dice Golán en una distendida charla con Michael Robinson,

Golán cuenta que en un campeonato de mundo disputado en Mánchester tuvo que pagar 20 libras por un masaje. "Puedes llevar al fisio, pero en lugar de 20 me saldría a 100". "Lo importante es tener a alguien que te solventa el problema y si tienes que pagar pagas", explica.

Apodado ‘El Toro’, Golán se marchó a vivir a Inglaterra, cuna del squash, para mejorar. Llegó siendo el número 400 y a su vuelta a España sólo un año después ya estaba entre el Top 50. ¿El por qué de tan gran ascenso? "En España cuando iba al instituto le dedicaba dos ó tres horas y en Inglaterra entrenaba seis o siete horas. Y lo hacía con jugadores que estaban entre los 30 mejores del mundo. La continuidad y entrenar con los mejores me hizo mejorar", relata el gallego.

En 2016 hizo historia al ser el primer español que disputó y ganó una final de Europa. Enfrente tenía ni más ni menos que al campeón del mundo. "Al principio de ese campeonato yo no podía ni trotar con la ciática. Cuando tomaba antiflamatorios no notaba nada, pero luego no podía ni andar. En la final a él no le salió su mejor partido y a mí me salió todo. Así es que gané. Al ganar sientes alegría, que dura nada, un minuto, dos minutos. El deporte te da momentos malos y amargos pero luego te da estos momentos de alegría", explica.

El pasado febrero volvió a proclamarse campeón de Europa. "Iba a ese torneo a jugar, a probarme, porque tenía la rodilla mal, pero gané", cuenta Golán, que además de jugar escribe las crónicas.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?