Sábado, 24 de Octubre de 2020

Otras localidades

Bob Dylan | discos

'More blood, more tracks': Las dudas de Bob Dylan con su disco clave

Columbia edita 'More Blood, More Tracks', las tomas descartadas a última hora del disco de ruptura de Bob Dylan

Bob Dylan durante una actuación en marzo de 1974

Bob Dylan durante una actuación en marzo de 1974 / GETTY IMAGES

En las navidades de 1974, Bob Dylan tuvo un momento de duda. Blood on the tracks ya había sido prensado y las primeras copias enviadas a la crítica musical. Pero aquellas navidades, en su casa y rodeado de su familia, el músico de Duluth descartó la primera grabación y volvió al estudio. Dylan volvió a coger la guitarra para regrabar buena parte de las canciones de su siguiente disco en compañía de músicos de Minneapolis. Algo le dijo que aquella crudeza que envolvía la primera toma de las canciones no era la adecuada.

De vuelta al estudio, Dylan aceleró las canciones, les insufló más rabia y las vistió con más instrumentos. De aquella segunda incursión al estudio salieron las canciones definitivas de Blood on the tracks, su exitoso álbum de 1975, su regreso a Columbia Records y a la primera línea de la música con uno de sus trabajos más acertados.

Durante décadas aquella primera versión de su disco, las canciones antes de la duda y la revelación, fueron objeto de coleccionismo. Ahora, cuarenta años después, el disco que Dylan cambió a última hora ha visto la luz en More blood, more tracks.

Portada de 'More blood, more tracks' / COLUMBIA

Las tomas originales de aquella sesión de grabación que tuvo lugar en Nueva York, a principios de 1974, muestran un álbum totalmente diferente, menos comercial y más próximo al sonido de sus primeros años. More blood, more tracks retrata a un Dylan solitario, sin apenas instrumentación. Un Dylan con guitarra acústica, armónica y una voz triste y más rasgada que de costumbre. Lo cierto es que el disco de ruptura de Dylan era todavía más triste y evocador en su versión original. Tangle up in blue, el tema que abre el disco, remite más al sonido de Pat Garret (1973) que al tono de Blood on the tracks. En la primera toma de Simple twist of fate Dylan se lamenta solo, sin ningún acompañamiento y, sin embargo, esta grabación resulta sobrecogedora. Esa misma fórmula sostiene Idiot wind, una toma cuatro repleta de rabia en la que el enfado y la ira se cuelan en el fraseo de Dylan. La primera toma de If you see her, say hello, la única que pierde duración respecto a la versión final, es más cruda pero menos poderosa, menos hipnótica. En la atroz You are gonna make me lonesome, uno de los temas que más vueltas dio, Dylan recortó casi la mitad de la duración e introdujo la poderosa intro de armónica que definió la canción.

More blood, more tracks es una mirada a las dudas del genio, a sus descartes. Un descarte ya terminado, un cambio en un momento clave de su carrera que resultó exitoso, pero mirar a aquellas tomas desde la distancia que da el tiempo resulta emocionante. El disco descartado de Bob Dylan es excepcional, una joya, diferente y menos comercial pero tremendamente poderoso. Un álbum que confirma, como con nada nueva entrega, que el mejor Dylan, el más íntimo, se esconde en estas catorce entregas de sus Bootleg series, una colección que capta las dudas, los miedos, los descartes y los directos de uno de los compositores más brillantes de la música.

Lista de reproducción con las dos versiones de cada canción

Cargando

Escucha la radio en directo

Cadena SER
Directo

Tu contenido empezará después la publicidad

Programación

Último boletín

Emisoras

Elige una emisora

Cadena SER

Compartir

Tu contenido empezará después de la publicidad

Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?