Deliveroo se enfrenta a un cambio en su modelo de negocio

La empresa tendrá que afrontar este lunes un macrojuicio por contratos a 532 personas en condición de falsos autónomos

Deliveroo se enfrenta a un cambio en su modelo de negocio / ()

Deliveroo se enfrenta este lunes a un macrojuicio sin precedente que, si pierde, deberá replantear todo su modelo de negocio. La Tesorería General de la Seguridad Social demandó a la compañía después de que una inspección de trabajo determinara que 532 trabajadores estaban en condición de falsos autónomos. La Administración exige a la empresa algo más de 1,2 millones de euros en cotizaciones.

Los denominados 'riders' —repartidores que en bici o en moto recogen la comida de los establecimientos y la llevan a los domicilios de los usuarios— tienen contratos con la empresa como autónomos. Sin embargo, las entrevistas que Inspección de Trabajo les realizó durante 2017 determinaron que estos trabajadores deberían estar contratados en plantilla por varios motivos: no son sus propios jefes, ya que todo se organiza a través de una aplicación que es quien responde cuando ocurre alguna incidencia; no tienen libertad para rechazar los pedidos ni para organizar sus horarios y los precios, además, se fijan unilateralmente.

Los precios varían según la distancia y la cantidad de demanda pero lo que se le paga a cada trabajador por pedido ronda los 4 euros. La aplicación no suele dejarles hacer más de dos pedidos cada hora y el material como la gasolina, en caso de que vayan en moto, o la bicicleta la ponen ellos. Además, la aplicación les sanciona dejándoles sin horas si no cumplen las horas o si anulan el reparto de un pedido. Esto ha derivado en despidos como el de Manuel Cabo, quien esta semana ha interpuesto una denuncia contra la empresa. "Me enviaron un correo diciendo que había incumplido una clausula del contrato. Y automáticamente intenté acceder a la aplicación y ya no podía, estaba desconectado", cuenta Cabo.

Deliveroo ya ha perdido más juicios por despidos improcedentes pero el procedimiento de esta semana es diferente. "Estas empresas sostienen parte de su modelo a través de esta ilegalidad. Este juicio tendrá una afectación brutal porque pone en jaque un modelo de negocio", explica el abogado laboralista Nacho Parra. Hasta ahora los fallos se referían a personas individuales pero el de este lunes podría suponer un gran batacazo no solo para Deliveroo sino para el conjunto de estas empresas. Además de a este procedimiento, la compañía se enfrentará este año a juicios similares en Valencia y en Barcelona.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?