Últimas noticias Hemeroteca

El mensaje tranquilizador sobre el sistema de pensiones

El secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, Carlos Bravo, analiza en 'Hoy por Hoy' el informe de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal que garantiza la viabilidad de las pensiones a corto y medio plazo

El equipo de Cristóbal Montoro en el Ministerio de Hacienda, puso en marcha la creación de la Autoridad Independiente de Responsabilidad Fiscal (AIReF) en 2013  para garantizar que se cumple con el principio de estabilidad presupuestaria. Carlos Bravo, secretario de Protección Social y Políticas Públicas de CCOO, recuerda que la creación de este organismo fue acogida "con cautela" pero reconoce que en estos años de funcionamiento ha introducido "bastante razonabilidad en sus planteamientos" porque tiene en cuenta que para que haya estabilidad presupuestaria se puede actuar por dos vías: "Por la del ajuste de gasto y por la vía de buscar recursos e ingresos adicionales, que es una cosa que demasiadas veces se ha omitido", señala el experto.

Este miércoles la AIRef publicó su último informe y lanzaba un mensaje de tranquilidad a los pensionistas porque aseguraba que el déficit de la Seguridad Social es abordable de momento y eso garantiza la viabilidad del futuro de las pensiones a corto y medio plazo. "El sistema de pensiones tiene exigencias crecientes como consecuencia de la crisis (caída de ingresos por la destrucción de empleo y por las políticas de devaluación salarial) y por el proceso de envejecimiento. Habrá mayor demanda de pensiones porque van a llegar las generaciones más numerosas a la edad de jubilación pero también señala que, al mismo tiempo, disminuirá de manera notable la tasa de paro porque las generaciones venideras son más pequeñas", explica Carlos Bravo.

Una de las medidas más discutidas en torno a las pensiones es el número de años a tener en cuenta para hacer el cálculo de la retribución que se recibirá. Bravo aclara que el que se tome en cuenta un periodo mayor o menor no significa en todos los casos una reducción de las pensiones: "De hecho, todas las personas que se han quedado sin trabajo en los últimos años de más de 50 y con una dificultad absoluta para encontrar trabajo de nuevo, suelen beneficiarse de haber ampliado el periodo de cálculo de 15 a los 25 años". Ahora mismo el cálculo se hace sobre los 22 año pero los 25 ya están en vigor para las personas a las que les beneficie. "Para las personas que en los últimos años de su vida laboral pierden salario o pierden el empleo y no encuentran otro, el ampliarles el periodo de cálculo es una buena medida, en cambio, para aquellas personas que tienen trabajo hasta el final y tienen un nivel salarial que crece por encima del IPC todos los años, aumentar los años les disminuye la expectativa de pensión. Por tanto, ese efecto de aumentar los años significa una redistribución en perjuicio de quien tiene mejores carreras a quien las tiene peores", concluye.

La propuesta del informe de la AIReF que más miedo ha provocado es la de aumentar la edad de jubilación. Ahora está fijada en 65 años y medio pero en la práctica la media de jubilaciones está en los 62 y medio. Carlos Bravo recuerda que en algún borrador previo hablaban de retrasar la edad a 67 años para todo el mundo "como ya lo ha hecho toda Europa salvo España y Alemania" pero el experto considera que es un error: "Hacerlo de forma generalizada es injusto porque la esperanza de vida de las personas no es la misma y tiene una relación directa con el nivel económico y educativo. El retraso de la edad de jubilación de forma generalizada hace que la gente con peores rentas financie las pensiones de la gente con mejores rentas".

Ahora la AIReF ha matizado esa idea y habla de retrasar la edad media efectiva de acceso a la jubilación actuando sobre el incentivo o desincentivo a la jubilación anticipada o a la jubilación demorada. Bravo destaca lo desarrolladas que están ambas opciones en España y considera que esas fórmulas son "la manera más razonable de actuar sobre a la edad media efectiva de acceso a la jubilación". Actualmente, alguien con 63 años que lleve años sin trabajar puede acogerse manera voluntaria a la jubilación anticipada con una disminución de la pensión entre un 6 y un 8%. Por otro lado, se incentiva que las personas puedan permanecer más allá de los 65 en el mercado de trabajo y se les mejora la pensión en un 4%.

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?