Últimas noticias Hemeroteca

Domingo, 25 de Agosto de 2019

Otras localidades

#FridaysForFuture, la última esperanza del planeta

El ecologista Juan López de Uralde nos acompaña para analizar el movimiento mundial de jóvenes contra el cambio climático que ha impulsado la niña sueca Greta Thunberg, "Fridays For Future"

España se ha sumado al movimiento de la sueca Greta Thunberg, “Fridays For Future” (viernes para el futuro) y ha sacado a las calles a miles de jóvenes en decenas de ciudades para exigir a los políticos que tomen medidas ya contra el cambio climático. Una de ellas es Barcelona. Allí, bajo el nombre de “Juventudes por el clima”, el movimiento ha ido creciendo poco a poco y de forma casi improvisada, con gran ayuda de las redes sociales, que han sido clave para la difusión de la iniciativa.

Jóvenes se manifiestan este viernes en el centro de Berlín durante la huelga escolar convocada por el movimiento "Jóvenes por el Clima" en todo el mundo para exigir a los políticos que adopten medidas en la lucha contra el cambio climático. / Felipe Trueba (EFE)

Thunberg ha cumplido 16 años y acaba de ser nominada al premio Nobel de la Paz por su iniciativa. Desde agosto de 2018, después de que su país viviera el verano más caluroso jamás registrado, empezó a faltar a clase todos los viernes cada semana para ponerse en huelga por el cambio climático. Ya hace 29 viernes consecutivos que Greta se persona frente a su parlamento en Estocolmo para exigir a los políticos responsabilidades y tiene previsto seguir haciéndolo “hasta que Suecia cumpla lo acordado en el Acuerdo de París”, animando a que todo el mundo se sume para “reducir la huella climática humana”.cambi

Miles de jóvenes de todo el mundo le han escuchado, desde Canadá o Argentina pasando por ciudades europeas como Ámsterdam, París o Berlín, a países asiáticos como la India, africanos como el Congo, y llegando hasta Australia. Como Greta, salen cada viernes para pedir medidas concretas y urgentes bajo una premisa: nos están robando el futuro. “Para 2050, una fecha que vamos a vivir y para la que no queda tanto, las perspectivas eco climáticas y eco sociales son devastadoras: un mar sin peces, una temperatura por encima del grado y medio… Cada vez son más frecuentes los episodios catastróficos, las inundaciones, las riadas, las sequías, y esto ya está aquí, estamos en un Estado de Emergencia climática”, alertan los jóvenes asistentes.

Sin ideologías de ningún color, “Fridays For Future” pretende ser un movimiento transversal e internacional con el único objetivo de salvar el planeta. Hemos analizado este movimiento con Juan López Uralde, uno de los referentes del ecologismo en España, quien lo valora “como una nueva esperanza en la lucha contra el cambio climático”, algo que era ya imprescindible teniendo en cuenta que “a nivel global, en 2018 las emisiones aumentaron un 2,7% a pesar de que llevamos desde 1992 con acuerdos internacionales contra el cambio climático”.

La lucha contra el cambio climático, recuerda Uralde, ha sido muy larga, con momentos de mucho impacto como 2007 con el documental de Al Gore o 2009 con la celebración de la Cumbre de Copenhague. Ha habido movilizaciones, pero esta es “una nueva esperanza, y esperemos que realmente haya una respuesta, por eso animo a estos jóvenes a que mantengan la presión hasta que realmente los compromisos se conviertan en realidad y empiecen a bajar las emisiones”, insiste. El principal reproche de los jóvenes es que no se haya hecho nada durante tantos años de evidencias de que se estaba destruyendo el planeta. El diputado de EQUO cree que “lo único que cabría desde la honradez es reconocer que tienen razón y ponerse manos a la obra para hacer políticas contra el cambio climático”, aunque no tiene esperanza de que ocurra ahora que estamos en campaña electoral en España. Y culpa a los “intereses económicos que hay detrás” de que durante años no se haya empezado a actuar contra el cambio climático.

LA ONU ADVIERTE DE LA DESTRUCCIÓN DEL PLANETA POR LA ACCIÓN HUMANA

El deshielo total del Polo Norte es sólo una de las duras advertencias que contiene el nuevo informe sobre el estado del medio ambiente que han realizado para la ONU 250 científicos de 70 países. En sólo 30 años, según advierte este informe, 4.000 millones de personas vivirán ya en tierras desertificadas y millones cada año seguirán muriendo por la contaminación del aire en las ciudades. Porque “la contaminación está relacionada con el cáncer de pulmón, de mama, con problemas cardiovasculares y con problemas respiratorios muy severos”, como explica Julio Díaz del Instituto de Salud Carlos III de Madrid.

Para la ONU sólo hay una solución y es reducir de forma drástica las emisiones a la atmósfera de los gases tóxicos que emiten ahora por ejemplo los vehículos y las industrias. Sin embargo, siguen produciéndose resistencias en la misma sociedad en cuanto se toman algunas de esas medidas contra el cambio climático, como el caso reciente de los chalecos amarillos en Francia. Son “las presiones de sectores industriales y en parte la falta de voluntad política”, explica Uralde, las que han impedido que salga adelante en España una Ley de Cambio Climático. Recuerda, por ejemplo, que el sector de la automoción se reveló contra la posible prohibición de los coches de combustión en 2040 y las presiones del sector energético para que se eliminen los combustibles fósiles.

El diputado cree que “es clave que se garantice una transición justa” para que no sean los trabajadores quienes asuman el coste. E insiste en que está estudiado que “globalmente un modelo sostenible es mucho más intensivo es la generación de empleo, es mucho mayor el empleo que se crea que el que se destruye, pero en aquel que se destruye hay que garantizar que la transición sea justa”. Pero lo que sí es seguro es que es imprescindible esa transición, asegura Juan López de Uralde, “ya no podemos discutir si debemos avanzar hacia la estabilidad en la sociedad en equilibrio con nuestro entorno, sino cómo hacerlo y hacerlo cuanto antes. Hay que evitar que nadie se quede en la cuneta”, pero sin frenar esa transición, porque “los afectados por el cambio climático van a ser millones más, el número de refugiados por el cambio climático es mayor que por cualquier otra causa”.

El negacionismo no es un tema menor, asegura el activista. Que Donald Trump, Jair Bolsonaro o ahora en España Vox nieguen la existencia del cambio climático es “para preocuparse mucho, porque es como es como quien tiene un cáncer terminal y está diciendo bueno es lo que tiene es un catarro”, y cree que es una gran irresponsabilidad, pero “el pensamiento está ahí y hay que combatirlo”, por eso el movimiento juvenil “Fridays For Future” es esperanzador.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?