Últimas noticias Hemeroteca

Sábado, 19 de Octubre de 2019

Otras localidades

¿Es Baguz el último reducto del Daesh?

Tras el repliegue militar de Estados Unidos en Siria, Trump ha anunciado que, si las FSD kurdas ganan en Baguz, el Daesh dejará de existir. Preguntamos a la arabista española Luz Gómez sobre las consecuencias de ocho años de guerra en el país.

Efectos de los ataques aéreos in Idlib / ()

Acabar con el Daesh es mucho más difícil que tomar los últimos reductos territoriales que controla. Es la opinión de la arabista Luz Gómez, profesora de Estudios Árabes e Islámicos de la Universidad Autónoma de Madrid.

Ahora mismo, el último territorio físico bajo control estricto del Daesh es la ciudad siria de Baguz. Allí los kurdos del Ejército de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS) libran la batalla contra los yihadistas. Muchas de las personas que salen de allí huyendo de los bombardeos llegan a campos de refugiados a las afueras de la ciudad, donde el objetivo de las fuerzas internacionales es desradicalizarles. Sin embargo, "estos campos de internamiento, en los que incluso se tortura a menores de edad, van a ser un nuevo caldo de cultivo del Daesh", según Gómez. "Precisamente una de las causas de la aparición del Daesh en el país vecino, Iraq fueron las cárceles estadounidenses de finales de los años 2000, después de la ocupación de este país".

Europa niega la ciudadanía a los radicales

El ministro del Interior británico, Sajid David, decía el 21 de febrero en el Parlamento Británico que "si un padre pierde la nacionalidad británica, no afecta a los derechos de sus hijos, pero si alguien apoya el ataque a nuestros valores fundamentales o el terror, no tiene el derecho automático de volver a Reino Unido". Se refería al caso de la adolescente Shamima Begum, británica que se marchó a Siria para vivir bajo las leyes de la yihad, y que tras terminar en uno de esos campos de internamiento internacionales, pretendía regresar junto a su bebé a su país de origen. Sin embargo, el Reino Unido le había despojado de su nacionalidad.

Tampoco están dispuestos a aceptar el regreso de estas personas en Holanda ni en Alemania. En opinión de Luz Gómez "la radicalización de las mujeres que se fueron a luchar o a vivir, o a buscarse un futuro al Daesh, se produjo en Europa, no se produjo allí, por lo que las causas también hay que buscarlas en nuestras propias sociedades". Según la experta, las causas no son únicas: "son de carácter socioeconómico pero también tienen que ver con cuestiones de carácter identitario. Es una cuestión de qué tipo de Europa queremos, y cómo esta tiene que convertirse en un espacio de inclusión y no de exclusión".

Estados Unidos,por el contrario, sí defiende el retorno de los terroristas para evitar que regresen al campo de batalla. De hecho, Trump intenta presionar a Europa para que así sea. Sin embargo, tampoco aplica este principio al caso de la chica de Alabama que viajó a Siria. Trump dice que no era ciudadana estadounidense, pese a que había nacido en Nueva Jersey.

Los kurdos, los grandes perdedores

Pese a que las kurdas Fuerzas Democráticas Sirias han estado siempre apoyadas por la coalición internacional y por Estados Unidos en su lucha contra Daesh, sus aspiraciones no son solo estas. La batalla de Baguz puede terminar con su victoria, pero la guerra siria continúa y la situación geopolítica no les beneficia.

El repliegue militar estadounidense, que la Administración Trump busca justificar, tiene como contrapartida (o como causa) la hegemonía creciente de Rusia en Oriente Próximo. Y los intereses de los kurdos son contrarios a los de Irán y Turquía, aliados de Putin en la región. En palabras de Luz Gómez, "Turquía de ninguna manera está dispuesta a permitir que en Siria se reproduzca una autonomía o semiestado, como ha ocurrido en Iraq en el kurdistán. Está por ver si eso acaba fructificando, como es de prever que así sea, y los kurdos serán otra vez los grandes perdedores de esta nueva guerra".

Tras ocho años de guerra en Siria, es probable que, una vez que el Daesh deje de tener poder territorial, la guerra sufra un parón, que se redefina, en palabras de la experta. El problema es que quedan otros grupos armados activos, y pueden aparecer otros más. Como se decía al principio, Daesh puede caer territorialmente, pero algunas causas del radicalismo siguen presentes.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?