Últimas noticias Hemeroteca

Martes, 15 de Octubre de 2019

Otras localidades

Dos noticias que no lo son

Ayer hubo dos noticias políticas que no eran noticia: la primera, en la derecha; la segunda, en la izquierda. En la derecha, Albert Rivera anunció que se ofrecía generosamente a gobernar en coalición con Pablo Casado por patriotismo para acabar así con la posibilidad maligna de que Pedro Sánchez siga en La Moncloa. Lo hizo a lo grande, con la aparatosidad con la que acostumbra a disparar cañonazos de fogueo o a solemnizar lo obvio. Cuando ya se han cerrado las listas, este anuncio no es sino un levísimo ‘flatus vocis’ sin otro objeto que frenar el escape de votos hacia Vox, aunque luego los sumarán para que salgan las cuentas porque la colección de facto está más que cantada, con ese bipartito y medio estrenado en Andalucía. Puesto a dar noticias sabidas de sobra, Albert Rivera hubiera podido anunciar como cosa suya que este fin de semana hay que adelantar la hora.

También, en la acera de enfrente, tuvimos una noticia que no lo es. Fiel a sus instintos, la izquierda decidió suicidarse por el procedimiento habitual: la fragmentación. Los militantes de Izquierda Unida Madrid decidieron no ir con Podemos, por lo cual en las elecciones a la comunidad habrá cuatro candidaturas de izquierda, una dispersión de voto que asegura la victoria de las derechas, en la estela de lo ocurrido hace cuatro años cuando, por no alcanzar el preceptivo 5%, 130.000 votos se fueron a la basura, Luis García Montero se quedó sin escaño y el PSOE se quedó sin gobierno. Se cumplirá así uno de los principios fundamentales del movimiento nacional electoral: para derrotar a la derecha hay que ganarla, para derrotar a la izquierda, no hace falta ganarla. Ella sola se ocupa de perder.

Escucha La Firma de Iñaki

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?