Últimas noticias Hemeroteca

Miércoles, 16 de Octubre de 2019

Otras localidades

De los viernes sociales a hoy, viernes de dolores

Con la pegada de carteles en la que ya no se pegan carteles se acabaron los viernes sociales.

Pedro Sánchez en el acto de inicio de la campaña electoral para las elecciones del 28 de abril /

Con la pegada de carteles en la que ya no se pegan carteles se acabaron los viernes sociales. No es lo mismo una promesa desde un sillón del consejo de ministros que desde el atril de un polideportivo. No hay color. Estos días Pedro Sánchez no nos está prometiendo casi nada. Tampoco dice muchas cosas. Los asesores del candidato socialista le han debido decir que en boca cerrada ni entran moscas ni se pierden votos, de ahí que hasta ahora la mayor baza de la Sánchez sea la incontinencia verbal de sus adversarios, que de tanto hablar se les escapa incluso lo que piensan.

No hay más que ver la mala pasada que le jugó el otro día a Pablo Casado hablar del salario mínimo interprofesional. Aunque de cosas peores nos han intentado convencer en una campaña electoral, ya tiene mérito intentar defender que, cuando el líder del PP gobierne pondrá en su sitio hasta las matemáticas y 850 será más que 900.

Los viernes sociales no es lo único que hemos perdido

La policía patriótica no tiene quien le hable. Resulta un bochorno que se vayan sucediendo las noticias sobre este escándalo mayúsculo que ha incluido la vigilancia y el engaño sobre un partido político y que nadie diga nada. Ni ahora en campaña, ni antes en la precampaña.

La campaña se está tragando también el juicio del procés. Se ha escurrido de la actualidad mientras alcanzaba el ecuador de la vista oral. En la batalla electoral, el juicio hace mucho tiempo que está sentenciado. Culpables para unos. Inocentes para otros. Ayer un grupo de estudiantes intentaron boicotear un acto de Cayetana Álvarez de Toledo en Barcelona. Ese es el ambiente.

Dos señales

Ya es mala suerte ir a colgar un cártel de valor seguro y que se te caiga parte de la fachada del edificio. Sobre todo si el día antes también se te habían caído un buen número de votantes de las encuestas.

Las señales. Las señales están siempre conectadas.

Busquen en internet el Diario de Córdoba y miren una foto del acto de VOX en esta ciudad el día antes del inicio de la campaña. Luego de verla, entenderán mucho mejor lo que provocó el desprendimiento de parte de la fachada del edificio del PP en Madrid. Lo llaman efecto mariposa.

Por cierto, ya hay debate a cinco. El PSOE ha dado su ok al debate y a la inclusión de Vox. Era difícil para Pedro Sánchez sustraerse. A debate revuelto en la derecha, ganancia de los que pescan a la izquierda.

Temas relacionados

Cargando
Cadena SER

¿Quieres recibir notificaciones con las noticias más importantes?